Noticias

Elizabeth Otavalo transforma su dolor en lucha por la búsqueda de la verdad: Sus frases más poderosas en la Asamblea por el caso de María Belén Bernal

No pudo contener las lágrimas cuando daba detalles del caso de su hija

API

Elizabeth Otavalo, madre de María Belén Bernal, parecer estar en el proceso de transformar su dolor en una incansable lucha en búsqueda de la verdad del femicidio de su hija al interior de la Escuela Superior de Policía. Desde sus primeras apariciones públicas -cuando la abogada estaba en calidad de desaparecida- y hasta ahora su imagen es diferente. A menos de una semana del sepelio, a su alocución en la Asamblea acudió vestida de morado, color adoptado como un símbolo de lucha contra la violencia hacia las mujeres.

Como ya ella misma lo ha dicho, agotará todos los recursos e instancias hasta internacionales para que paguen absolutamente todos los involucrados. Principalmente Germán Cáceres, esposo de Bernal y principal sospechoso del vil asesinato. Está prófugo de la justicia y hasta ahora las autoridades no tienen indicios de su paradero. Aunque no pudo evitar contener las lágrimas durante sus palabras, después que se la hacía el nudo en la garganta tomaba mucha más fuerza para hacer una serie de cuestionamientos al Gobierno.

En su detallada cronología del crimen de su hija y extenso discurso, Otavalo no dejaba de criticar la negligencia que existió hasta cuando le decían que se quedara “tranquila” porque supuestamente Belén pudo haber estado “en un hotel” porque de pronto “se enojó” con su esposo y que pronto aparecería. Pues a su juicio, huno encubrimiento por parte de quienes estaban esa noche en la ESP. Y la reiterada frase “policías buscando a un policía”.

Aunque no se quiere decir que Otavalo dejó ni que dejará de llorar el atroz asesinato de su hija, poco a poco crecerá su fuerza para enfrentarse a un Gobierno que todavía no captura al presunto femicida de Belén y que lo dejaron escapar tras estar solo ocho horas retenido. Ahora lo buscan hasta debajo de las piedras y la recompensa información de él llega a los USD 20.000.

Las frases más poderosas de Elizabeth Otavalo en la Asamblea

“Él (Germán Cáceres) no permitió ni dejó que tomen pruebas de hisopado (de sangre en su cuarto de la ESP) y pidió la presencia de su abogado. Eso para mi ya es un indicio”.

“Si es una escuela donde forman, donde hay jerarquía, ¿Dónde estuvieron ellos si estaban de guardias? Mínimamente en los partes debe aparecer algo pero no hay nada”.

“¿Qué están ocultando? ¿A dónde estamos yendo? ¿Por qué no dicen la verdad? Hay un espíritu de cuerpo latente que no se rompe ¿Dónde estuvo mi hija? Mi hija pidió auxilio y alguien le llamó a que vaya (a la ESP) porque como le encuentro es con pijama”.

“Un espíritu de cuerpo que no me da garantías y protección. La inoperancia es clara de un aparato estatal que no me ofreció y ayuda y en esa escuela de policía donde nadie la ayudó”

“¿Cómo forman mujeres y hombres en un mismo esquema, con una malla curricular en la que les dicen que lo primordial es cuidar la institucionalidad?”.

“Mi pregunta es para ustedes: ¿Dónde está un parte de las personas que estuvieron esa noche? ¡Todos se cubrieron! nadie escuchó. Nadie le dio auxilio ¿Dónde estaban? Un silencio total, un silencio que todos escucharon y que ahora todos callan. Ese silencio que le costó la vida de mi niña”.

“Lo que vivió mi hija en el Castillo Grayskull fue un acto de horror. Porque definitivamente ellos tienen el poder (...) simplemente hay encubrimiento, desde los cadetes hasta los altos generales”.

“Las atribuciones que les dan a ustedes (Asambleístas) tienen que usarlas para hacer su trabajo. Ahora es el momento”.

“Las políticas públicas solo están escritas. Nos hemos olvidado de la parte humana. ¡Basta! Quiero justicia y quiero verdad”.

“¿Por qué solo cambios administrativos a servidores policiales? Si esto es un delito, una desaparición y ahora fue un asesinato ¿Dónde están los demás?”.

“Todo queda igual (...) no pasa es nada, uno más en estadística. No va a pasar eso, vamos a hacer lucha y vamos a hacer fuerza. Todos esos susurros que me dijeron en su funeral tienen que hacerse realidad”.

“Yo les transmito a ustedes ¿Qué hago, cuando la responsabilidad es de ustedes?”.

“Todas las instituciones (están) revictimizándole (a su nieto). Yo no quiero eso. Yo quiero políticas públicas correctas, que nos salven ¡Ya basta de hacer espíritu de cuerpo! Necesito y exijo la celeridad en todos los procesos”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos