Entretenimiento

Mujer pasó cinco años sin vida social para ahorrar 200.000 dólares y esto fue lo que dijo

La estadounidense tuvo que hacer muchos sacrificios para lograr su jubilación a una edad temprana.

Mujer pasó cinco años sin vida social para ahorrar 200.000 dólares y esto fue lo que dijo

Una joven estadounidense se propuso desde su tercer año de universidad hacer un ahorro significativo junto a un movimiento de nombre FIRE (independencia financiera, jubilación anticipada) que consistía en dejar de tener vida social para poder reunir $200.0000, según informa ‘Bussines Insider’.

La joven fue identificada como Gwen Merz quien realizó ajustes en su vida para destinar el 75% de sus ingresos, que en ese entonces era de 65.000 dólares al año.
Explicó que los que hacían parte de FIRE destinaban esos porcentajes, pero no hablaban de qué tan alto era su salario, por lo que no sabía que esto podría afectar su vida de manera considerable, perjudicando su calidad de vida.

¿Valió la pena el sacrificio?

La mujer tuvo que abstenerse de asistir a eventos masivos como conciertos o actividades que se requiera de un gasto considerable de dinero. Esto la llevó a crear nuevos planes con sus amigos, como ir a jugar frisbee o hacer fogatas en su patio trasero.

Recomendados

Todo al principio marchaba bien pero cuando conseguía pareja, las cosas se complicaban. “Funcionó bastante bien con amigos, pero nunca encontré una pareja que tuviera la misma mentalidad cuando yo estaba saliendo. Eso hizo que ser soltera fuera realmente difícil”, comentó Gwen.

Luego, también se dio cuenta que también la afectaba en las conexiones laborales ya que no podía ni salir a almorzar con sus compañeros, pero en ese momento, no la preocupaba, ya que pensaba que se jubilaría joven cumpliendo su objetivo.

Lo único que destinaba su dinero era para los viajes ya que amaba conocer nuevos lugares. Viajó a Australia, porque su hermana vivía allí y no pagó hospedaje, comida, transporte y aprovechó las ofertas que las empresas le daban a los estudiantes para los tickets de vuelo.

En cuanto a su hogar, vivía en un tríplex que contaba con dos habitaciones, las cuales arrendó para obtener dinero y le daban poco más de mil dólares al mes, pero su espacio era muy reducido, lo que la hizo sentir incómoda.

“Mientras tuve ese tríplex, mi gasto fue casi nulo. Estaba ganando dinero con ello, pero me sentía miserable, infeliz y estresado todo el tiempo. Pensé: ‘Esto no vale la pena. Esto nunca valdrá la pena para mí’”, explicó la mujer de 33 años.

Vivir así durante sus 27 a 30 años fue todo un reto, pero asegura que no se arrepiente de nada, ya que había logrado ahorrar lo suficiente para su jubilación.”Está bien si tengo que mudarme o si recibo un pequeño impacto en mis ingresos porque tengo estos ahorros y tengo un colchón, así que no estoy estancada”, le dijo Gwen Merz a ‘Bussines Insider’.

Tags

Lo Último


Te recomendamos