Pacto Global Ecuador lucha por los objetivos ambientales para 2030

El Presidente del Directorio de Pacto Global Ecuador y CEO de Revista EKOS, Ricardo Dueñas, conversó con Metro sobre el trabajo que se realiza para alcanzar importantes objetivos para 2030. Ahora participa la Cumbre de Negocios USA 2109 para fortalecer las relaciones entre Ecuador y Estados Unidos.

Por Santiago Argüello

Ricardo Dueñas, CEO de Revista Ekos y Presidente del Directorio de Pacto Global Ecuador, conversó con Metro sobre las iniciativas que se llevan a cabo para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para el año 2030 y, con ello, proteger al planeta que se ve amenazado por varios factores.

Coyuntura.

El ejecutivo ecuatoriano participa hoy 13 de junio y mañana 14 de junio de 2019 en la Cumbre de Negocios USA 2019, la feria multisectorial más importante entre estas dos naciones del continente para fortalecer sus relaciones comerciales bilaterales.

La Cámara de Comercio de Quito, Fedexpor, la Embajada de Estados Unidos, Revista EKOS y AMCHAM son las instituciones que han apoyado para que se desarrolle este encuentro en el Quorum Quito, ubicado en el Paseo San Francisco, en Cumbayá.

Este espacio dotará de conocimiento, herramientas y experiencias a los empresarios y emprendedores ecuatorianos".

"Bienvenidos a dos días de conferencias, ‘business and commerce’, ‘workshops’ y una zona expo para fortalecer las relaciones con nuestro principal socio comercial”, señalo Dueñas en la inauguración del evento.

También manifestó que el mundo necesita empresas y empresarios comprometidos con el desarrollo sin dejar a un lado el cuidado al medio ambiente.

“Los empresarios deben trabajar desde diferentes frentes para alcanzar la agenda 2030”, dijo.

La entrevista a Ricardo Dueñas sobre la labor de Pacto Global Ecuador y cómo funciona.

Pacto Global es una iniciativa por el planeta y es parte de las Naciones Unidas. Todo nació con Kofi Annan en el año 1999.

Esta iniciativa ya cumple 20 años y promueve principios anticorrupción, trabaja por el bien del planeta, lucha contra el cambio climático, por un régimen laboral justo, entre otras cosas.

La iniciativa se maneja en Ecuador desde el 2011 y se ha constituido en una red de crecimiento muy importante en temas de desarrollo sostenible.

Todo esto se debe a que en 2015 se pasa de una lucha por conseguir los objetivos del milenio, a una por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (17 ODS) y la agenda 2030 de Naciones Unidas.

Hoy en día los objetivos para la agenda 2030 se han marcado más profundamente.

Hay metas específicas para medir la evolución de los diferentes actores que vivimos en el planeta con respecto al trabajo en torno a estos ODS.

Estos tienen que ver con hambre, vida submarina, ecosistemas terrestres, equidad de género, acción por el clima, instituciones sólidas, trabajo decente y educación de calidad.

Lo que Pacto Global desarrolla es una iniciativa en Naciones Unidas para traer ese conocimiento, traer toda esa agenda y trabajar con los distintos actores.

Ellos son la sociedad civil, la academia, los líderes de opinión y el sector público y privado, que generan empleo y que mueven el motor de la economía.

¿Qué factores han fortalecido a Pacto Global Ecuador y qué problemas son los más inmediatos a resolverse?

 

 

Para Pacto Global ha sido importante tener una propuesta sólida y apoyar a todos sus miembros en la capacitación para que cada vez entiendan mejor qué es lo que pasa con el mundo y el porqué de desafíos tan importantes como reducir la pobreza.

No podemos permitir que en el mundo 800 millones de personas vayan a dormir cada día con hambre.

Tampoco podemos permitir que en el entorno de acción por el clima tengamos un planeta que está sobrecalentándose.

Eso lleva a que los océanos también se calienten, se produzcan deshielos, estos suban los niveles del agua y esos niveles luego produzcan inundaciones y graves catástrofes en las zonas costeras.

No es posible que en el mundo se siga tolerando el plástico de un solo uso en botellas y fundas; y que los seres humanos no sean conscientes.

Una persona se toma una botella de agua en 15 minutos pero toma miles de años que esa botella se degrade.

El problema es que estos plásticos se descomponen en partículas que terminan siendo microplástico; y eso ya no está en la superficie.

Esos microplásticos van a la parte submarina y en ese momento pasan a ser parte de la ingesta de los peces que se contaminan y luego, en la cadena alimenticia, el ser humano se come esa contaminación.

Otro desafío importante gira alrededor de los temas de empoderamiento de la mujer. No puede haber un planeta donde se pierde un sinnúmero de oportunidades porque no existe equidad de género.

Vemos que aún hay mujeres que ganan menos que un hombre en el mismo puesto de trabajo con las mismas responsabilidades y las mismas cargas.

Es un sesgo inconsciente. Cuando las mujeres van a una entrevista y se negocian los salarios, las personas piensan que pueden negociar para pagarles menos y eso debe parar ya.

No podemos tener un planeta con 700 millones de personas que viven en países donde la violencia intrafamiliar no está incluida en el ordenamiento jurídico o sea no es imputable.

Con ello, no se puede establecer una denuncia para seguir un debido proceso en caso de sufrir de abuso físico o sicológico.

No está bien que el 80% de las tierras esté en manos de hombres y no de mujeres. O que solo el 25% de las mujeres puedan acceder a un cargo gerencial.

Un número así de bajo gira en torno a las mujeres que ocupan cargos en los parlamentos del mundo que son espacios donde se elaboran las leyes y el destino de la sociedad.

El tema digital también es una amenaza.

Actualmente hay dos cosas que son seguras: una es que el mundo cada vez es más digital, tenemos mucha información; y la otra es entender que la sostenibilidad no es un tema discrecional.

A veces, por sostenible, se entiende que solo se relaciona con la acción por el clima o el tema verde o de conservación; cuando el tema de la sostenibilidad va mucho más allá con los ejemplos citados.

¿Qué tan importante puede ser el cambio climático o la alerta climática y el deterioro climático para personas que se mueren de hambre? Quizá no es su prioridad lo que pasa con el clima.

En el mundo hay suficiente capacidad de producir alimentos y eso nos llama a reflexionar:

¿Cómo puede ser posible que 800 millones de personas se vayan a dormir con hambre y por otro lado 1.000 millones de personas que no ejercen un consumo responsable de alimentos y bienes en general, desperdicien comida.

Pacto Global sirve como un articulador de este mensaje con respecto a la sostenibilidad.

Estamos involucrados en el tema de la capacitación, de transmitir conocimiento y también trabajamos para que cada uno de los ODS se puedan llevar a mesas de trabajo.

¿Cómo alcanzar los ODS? ¿Estamos a tiempo?

Hemos lanzado un programa que se llama ‘Líderes por los ODS’ donde tenemos las 17 mesas de trabajo funcionando; cada una con 20 miembros en promedio.

Así se están tratando las buenas prácticas que se tienen para el mejoramiento de cada aspecto donde se lleva un debate profundo de cómo se puede mejorar cada uno de estos objetivos de desarrollo sostenible y se tiene metas para crecer.

Esas mesas a nivel Ecuador tienen una incidencia de política pública muy incipiente.

Creo que hay mucho discurso de que estamos en un diálogo trabajando alrededor de la agenda, pero siento que falta una decisión política fuerte para que exista un trabajo mancomunado entre los sectores público y privado.

En otros países como Colombia, Chile o España, el sector público y el privado están reportando los avances en conjunto; y en Ecuador existe una desconexión en torno a estos temas bastante pronunciada.

También hago un llamado a los empresarios para ir de las palabras a la acción. Las empresas tienen que emprender en ciertos planes de sostenibilidad que realmente cumplan con todos estos ejes.

Problemas que muchas veces no nos damos cuenta.

Un simple dato: cuánta basura electrónica tenemos en nuestra información en la computadora que no hemos limpiado y se acumula y que ya no sirve.

La basura electrónica es como la física, tiene los puntos ecológicos donde puede manejar un reciclaje.

Si usted en la computadora no selecciona lo que le sirve y lo que no le sirve, todo eso que a la final uno dice que contrata a un tercero para que le ponga en la nube, no es más que un montón de servidores que están en algún lado del planeta consumiendo energía eléctrica 24-7.

Usted es parte de ese deterioro del planeta en función de que está alojando un montón de basura en esos servidores en vez de desecharla.

Hay empresas que tienen ventas importantes y piensan que pueden hacer un negocio del reciclaje y en vez de donar a una empresa caritativa para hacer obra social, venden todo eso.

Nosotros tenemos que ahorrar energía, papel. Los papeles están relacionados directamente si uno no hace un trabajo de una forma más electrónica sin guardar tanto respaldo, pero si uno consume mucho papel alienta a la deforestación.

Lo que sucede es que se deforesta y en 50 años vamos a tener océanos contaminados por el plástico por la basura.

Vamos a tener las selvas húmedas del Amazonas que se siguen talando de forma indiscriminada; donde se va a bajar la producción de oxígeno.

También van a bajar las fuentes de agua que ya están escasas; entonces cuidemos los recursos hídricos. Todo depende de nuestros hábitos.

¿Cómo capacitar a la gente para cuidar el planeta?

Las personas deben empoderarse del tema de sostenibilidad y para eso tenemos que formar personas y empresas conscientes, eso es lo que hace el pacto.

Hoy tenemos 200 empresas involucradas trabajando estamos creciendo y estamos capacitando permanentemente usando herramientas para capacitar en distintos temas.

Contamos con expertos que hablan de distintos temas; muchos ejecutivos de empresas se inscriben en esto; también tenemos capacitaciones presenciales; este año vamos a tener dos eventos importantes.

En el uno estamos generando la producción de un libro de sostenibilidad que va a tener contenido para que las diferentes empresas vean nuevas prácticas con buenos modelos sostenibles.

Y también vamos a tener una cumbre de sostenibilidad de negocios sostenibles en septiembre con lo que esperamos que este mensaje se contagie.

 

Este es un tema no discrecional, si las empresas no caminamos por un mundo más sostenible, cada día atentamos contra la calidad de vida.

Estamos atentando contra la posibilidad de vivir un mundo con cosas tan lindas que las futuras generaciones corren el riesgo de no verlas. Hablo de nuestros hijos o nietos.

El problema no es solo cómo se deterioran las cosas sino la tendencia que marca que a medida que la tecnología avanza en vez de la tecnología contribuir a que el planeta sea más sostenible, genera destrucción; con emisión de gas invernadero, de C02, por extraer recursos al planeta.

Cuando la gente compra muchas prendas que no son de buena calidad y en cantidades industriales hay que pensar cuánto se consume de recursos de agua de fibras que es muy difícil devolver al planeta.

El planeta está pagando los excesos en el consumo. Hay que hacerle entender a la gente que la mitad de las especies de la biodiversidad se están extinguiendo.

Los glaciares se están terminando, los pingüinos están en riesgo. En Ecuador, el Antisana o el Cotopaxi ya no tienen el hielo que tenían antes y se acaba el planeta con nuestra complicidad.

Pacto Global trabaja para que el planeta tenga un futuro más sostenible para servir de plataforma para todos los que quieran participar.

En Pacto Global, la academia, las empresas que quieran contribuir son claves. La sostenibilidad es un buen negocio porque cuando no haya recursos no va a existir dinámica económica porque la estamos agotando.

¿Sí se ha avanzado para alcanzar los ODS para 2030? 

En ciertas cosas se ha avanzado, pero me preocupa el tema de acción por el clima y la reducción de desigualdades.

Eso no solo tiene que ver con la parte económica tiene que ver con el acceso a oportunidades y que no haya discriminación y también hay que trabajar en la lucha contra la pobreza.

Se han hecho grandes esfuerzos pero no son suficientes. El tener pobres genera situaciones malas para todos, la delincuencia, sociedades poco inclusivas donde no hay buen ánimo decae la felicidad el estrés y las drogas crecen.

Gente que muere de hambre que para dormir usan químicos. La droga está al alcance de todo el mundo.

Una sociedad más justa va a producir más empleo más oportunidades más equilibrio. Un mundo que no camine hacia el respeto hacia las diferentes formas de pensar o expresiones diversas tampoco tiene futuro.

Cuantas guerras se producen por no entender la diversidad en orientación sexual, o por la discriminación social. Son asuntos que deben estar en el debate.

Hay muchas voces y cada vez hay más gente comprometida pero falta una política pública para que esto tenga una difusión más masiva, esto debe ser parte integral de las mallas curriculares, en los modelos educativos a todo nivel.

Los currículos educativos se centran en competencias, pero si no viene complementado con prácticas en sostenibilidad, esas competencias no son tan significativas.

Para haber creado un planeta tan perfecto hay divinidad atrás sea cual haya sido el proceso de creación.

Aún no estamos tomando las decisiones adecuadas y falta compromiso en los países más industrializados.

De qué sirve el crecimiento económico si persiste la falta de distribución en la riqueza.

Si las fortunas exorbitantes estuvieran al servicio de la comunidad no habría problema pero si están al servicio de excentricidades de unos pocos, no vamos a ningún lado.

 

 

TE PUEDE INTERESAR.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo