Noticias

Otro pez remo apareció en Ecuador: las dimensiones del animal y dónde se lo encontró

Según el Instituto Geofísico, el animal no estaría relacionado a terremotos.

Pez remo, según el mito, está vinculado a desastres naturales.

En una semana se han reportado al menos tres casos de apariciones de peces remo en la Costa de Ecuador. Este lunes 01 de agosto otro ejemplar fue encontrado por pescadores ubicados en Posorja, Guayas.

La diferencia de este nueva “captura”, lo cual terminó sorprendiendo, es que tiene dimensiones menores a sus similares encontrados en Salinas y Esmeraldas. En fotografías los tripulantes de una embarcación posan con el animal; se estima que su longitud sea de 1,5 metros.

Fue capturado este 01 de agosto

La presencia del animal ha provocado temor en la ciudadanía que le ha tachado propiedades relacionadas a un posible desastre natural. Específicamente, el pez remo sería un augurio de un terremoto en la localidad donde aparece o cercanas.

Recomendados

Aunque han existido casos donde coincidencialmente se presentan estos peces previo a un movimiento telúrico, tal acontecimiento no ha tenido una comprobación científica.

Tercer caso en Ecuador

Respuesta del Instituto Geofísico Ecuatoriano

La entidad indicó que este mito es parte del folclore y leyendas populares de Ecuador y otras partes del mundo. Según estudios científicos, solo uno de todos los eventos sísmicos de 1928 a 2011 están relacionados a peces de aguas profundas.

Por tal razón no se puede concluir que existan vínculos entre ambos sucesos. Además, la aparición de peces de este tipo no parece ser indicador fiable de la ocurrencia de un sismo.

El pez mide 1,5 metros

“Por ahora, la ciencia no ha llegado a conseguir un método adecuado para predecir sismos, pero aún queda mucho por descubrir e investigar”, acoto la entidad.

¿Dónde nació la creencia?

La leyenda del pez remo se remonta a la cultura japonesa la cual se asocia con la vida de yakoi o monstruos. Se llama “Namazu” que se refugiaba en las profundidades de la nación insular del océano Pacífico. Sus movimientos, cuando salía hacia la superficie causaban terremotos.

Por ello se lo consideraba como un ryugu no tsukai, o traducido al español como “mensajero del palacio del Dios del mar”.

“Terremotos, tsunamis, ciclones y demás desastres naturales se le atribuyeron por años en la cultura japonesa. Esto era así porque se creía que tenía una relación estrecha con las divinidades de los mares”, señala National Geographic.

Tags

Lo Último


Te recomendamos