La Fundación Metro Fraternidad, con su slogan ‘salvemos vidas’, tiene 32 años trabajando por las personas más vulnerables de la capital, sobretodo por la salud de los niños. Lo hace con el apoyo del Hospital Metropolitano y varios de sus médicos especialistas.

La ingeniera Carla Caicedo, administradora de Metro Fraternidad, conversó sobre los tres proyectos principales que se manejan para garantizar la salud de la ciudadanía.

“Tenemos un centro médico de especialidades donde se dan consultas a costo accesible. También trabajamos en cirugías de alta complejidad que requieren intervenciones quirúrgicas difíciles, y el otro proyecto gira en torno a brigadas médicas para lo que nos trasladamos a poblaciones vulnerables”, indicó Caicedo.

Las personas que reciben el apoyo de la Fundación Metro Fraternidad no tienen seguros de salud ni acceso fácil a medicinas por lo que se aferran a esta esperanza de vida.

Uno de los proyectos que más impacto genera es el de las cirugías de alta complejidad. Esta fundación trabaja para cubrir un porcentaje de la cirugía y de adquirir donantes. Así se ayuda a los pacientes a pagar el porcentaje que les falte.

“Todos colaboramos para luchar por la salud: la familia, el paciente, el hospital, los médicos y la fundación”, dice Caicedo.

Uno de los proyectos más importantes que la Fundación Metro Fraternidad maneja dentro de sus pilares es la clínica integral de labio y paladar fisurado. En esta clínica que está por cumplir un año de vida, se colabora para que más familias puedan acceder a intervenciones por problemas cardíacos, tumores, cuadros de epilepsia, labio o paladar leporino y en prótesis de rodilla y cadera.

Una vez al mes, los pacientes de la clínica asisten a la fundación, a una consulta donde los revisan siete médicos entregando sus valoraciones. Por otra parte, los pacientes privados que vienen a esta clínica realizan donaciones a la fundación con lo que se financia el porcentaje que les falte pagar a las personas que se deban enfrentar a una cirugía en la clínica.

Las personas que van a consulta con los siete médicos pagan $10. Una intervención de labio leporino puede costar $300, tomando en cuenta que el 80% ya está pagado gracias a la alianza de la Fundación con el Hospital Metropolitano.

Una operación de corazón puede costar hasta $20.000, por lo que el paciente debería pagar $5.000. Allí entran en juego las donaciones que la Fundación consigue para que la gente deba pagar poco.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo