Tecnología

Conoce las características de la batería recargable 100% comestible

El hallazgo podría servir para realizar otros experimentos complejos

Batería comestible

Un nuevo hallazgo se generó en Italia, gracias a la investigación desarrollada por un equipo de especialistas del del Instituto Italiano de Tecnología, en la ciudad de Génova, en el que se creó por primera vez una batería recargable totalmente comestible con aplicaciones en diversos ámbitos, desde la medicina y el examen de alimentos hasta la fabricación de juguetes.

La batería ideada contiene entre su receta, vitamina B2, quecetina, agua y alga nori, la misma que se usa para el sushi, generando bastante entusiasmo entre el mundo de las ciencias y tecnologías ya que es 100% comestible y puede disolverse de forma segura dentro del cuerpo luego de haber realizado su tarea.

Característica de la invención

La intención principal de la invención es que los pacientes consuman dichas píldoras para trasladar ciertos medicamentos a órganos específicos, o realizarán estudios desde dentro del cuerpo, evitando técnicas más invasivas y molestas.

Recomendados

Hasta los momentos el aparato sigue siendo un prototipo que funciona a 0,65 voltios inofensivos y ofrece una corriente de 48 microamperios durante 12 minutos, tiempo suficiente para proporcionar una fuente de energía a los dispositivos electrónicos en miniatura.

Además de ser recargable, la batería fue creada con vitamina B2 (riboflavina), que funciona como su extremo negativo; quercetina como cátodo; un electrolito que genera la carga con agua; y alga nori como separador. Se agregó carbón activado para aumentar la conductividad eléctrica, mientras que los contactos externos que transfieren la electricidad a otro dispositivo están hechos de cera de abejas. El prototipo tiene un tamaño de alrededor de un centímetro cuadrado, pero los investigadores italianos trabajan para hacerlo todavía más pequeño.

Mario Caironi, investigador de electrónica molecular en el Instituto Italiano de Tecnología, explicó en Science Alert: “Los usos potenciales futuros van desde circuitos y sensores comestibles que pueden monitorear las condiciones de salud, hasta la entrega de energía para sensores que monitorean las condiciones de almacenamiento de alimentos. Además, dado el nivel de seguridad de estas pilas, podrían utilizarse en juguetes infantiles, donde existe un alto riesgo de ingestión”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos