Tecnología

¿Cuál fue la amenaza virtual más peligrosa del 2021?

La cantidad de ataques de ransomware casi se duplicó en 2021.

El ransomware fue unas de las amenazas informáticas más peligrosas durante 2021 y registró mayor cantidad de grupos en actividad, mayor cantidad de ataques y pagos más elevados que en años anteriores.

ESET, compañía líder en detección proactiva de amenazas, analiza por qué el ransomware se convirtió en la amenaza informática que más preocupación genera a nivel global, tanto a empresas de todas las industrias como a organismos públicos.

El dinero recaudado por estas bandas criminales sigue en acenso y los montos demandados por los rescates también, lo que demuestra que continúa siendo un negocio redituable y atractivo para los cibercriminales.

Según datos revelados por la oficina de Control de Crímenes Financieros (FinCEN) de los Estados Unidos, solo en este país, entre enero y junio de este año el promedio mensual de transacciones en Bitcoin que se sospecha están relacionadas con el ransomware es de USD 66.4 millones.

Como ejemplo, en el ataque a Kaseya, los operadores detrás del ransomware REvil demandaron un pago de 70 millones de dólares por la herramienta de descifrado para que las víctimas pudieran recuperar los archivos secuestrados.

La cantidad de ataques de ransomware casi se duplicó en 2021. Hasta el mes de noviembre se habían registrado más de 2300 organizaciones víctimas cuyos nombres fueron publicados en sitios de la Dark web controlados por los atacantes, mientras que en 2020 se registraron cerca de 1300 organizaciones víctimas, informó DarkTracer.

“Algunas de las bandas detrás de estos códigos maliciosos concentran la mayor cantidad de víctimas y generalmente son las que gozan de una mayor reputación, lo cual les permite demandar elevadas sumas de dinero. Sin embargo, la realidad indica también que existen muchos otros grupos de ransomware que también operan bajo el modelo de ransomware-as a-service (RaaS), que tienen menor actividad y reputación, pero que también conforman la escena bastante saturada del ransomware en la actualidad”, comenta Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

Teniendo en cuenta la heterogeneidad de estos grupos en cuanto a cantidad de víctimas, número de afiliados, reputación y demás, según datos de Coveware correspondientes al tercer trimestre de 2021, el monto promedio que las víctimas pagan por un ataque de ransomware es de 139.739 dólares.

Ataques de ransomware qué más repercusión tuvieron en 2021:

El ataque a Colonial Pipeline, la compañía de oleoducto más importante de Estados Unidos, que sufrió por parte del ransomware DarkSide en mayo y provocó el corte de suministro de combustible en gran parte de los Estados Unidos.

El sufrido por Kaseya, donde el grupo REvil aprovechó una vulnerabilidad zero-day en el software de gestión de TI Kaseya VSA (utilizado comúnmente por proveedores de servicios administrados) y mediante un ataque de cadena de suministro utilizando un instalador de una actualización automática del software, comprometieron a más de 1500 compañías en varios países. Luego, demandaron la millonaria cifra de 70 millones de dólares por un descifrador para todas las víctimas.

Más allá de estos casos, han sido varios los ataques de ransomware que en 2021 tuvieron un gran impacto por la magnitud de sus víctimas y las consecuencias.

Por ejemplo, el que sufrió la empaquetadora de carne norteamericana, JBS, por parte de REvil, el ataque de Conti al sistema de salud de Irlanda, o los ataques a las compañías de seguro CNA de Estados Unidos y AXA de Francia por parte de los ransomware Phoenix y Avaddon respectivamente. En el caso de AXA, casualmente la compañía ofrecía seguros contra ataques de ransomware y una semana antes de sufrir el incidente había dejado de ofrecer este servicio.

Tags

Lo Último


Te recomendamos