Quito

José Recalde: “Salvar vidas es la razón de ser de la AMT”

El director de la AMT señala que, para lograr su objetivo, se busca incorporar sistemas inteligentes de transporte.

José Recalde, director de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT)

La Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) fue creada en 2013 en Quito, con la finalidad de cumplir y hacer cumplir la normativa legal vigente referente al tránsito.

José Recalde, director de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), indica que la institución maneja cuatro coordinaciones operativas: Operaciones con la gestión del tránsito y atención de siniestros; Fiscalización de transporte público y comercial (buses institucionales, camionetas de carga, taxis, y patios de retención vehicular); Revisión y matriculación técnica vehicular; y Seguridad vial.

Esta última es el paraguas de acción de la AMT, ya que su “razón de ser es salvar vidas”, según indicó Recalde.

Recomendados

¿Por qué la seguridad vial aglutina todas las acciones de la AMT?

—Las agencias de tránsito tienen el rol de planificar su accionar con el fin de evitar los siniestros de tránsito, y queremos reforzar nuestra labor con tecnología que nos permita apoyar nuestros procesos y salvar vidas. Por eso hemos realizado más controles, por ejemplo, evitar que existan conductores en estado de embriaguez en las vías, y en lo que va del 2024, 104 personas han sido aprehendidas por conducir bajo efectos del alcohol.

Además, estamos fortaleciendo los mecanismos sancionatorios para que sean más diligentes en los procesos de pago, los cuales pueden durar entre 2 a 4 años y se rompe la efectividad. Tenemos que salvar vidas, pero al momento de sancionar debemos ser muy eficaces.

¿Qué otros operativos se han ejecutado?

—En lo que va del año, la AMT ha realizado 1500 operativos enfocados en: seguridad ciudadana, con el control de placas, vidrios polarizados y motocicletas que van con dos ocupantes; en movilidad, la no invasión del carril exclusivo; y en seguridad vial, control de conductores en estado de embriaguez. Al evitar que conduzcan, salvamos vidas.

Estos operativos se coordinan con la Policía Nacional y están enmarcados en la visión del Alcalde de Quito de cómo tiene que ser la AMT, a la cual queremos incorporar sistemas inteligentes de transporte. Existe un gran centro de monitoreo desde donde se puede observar lo que sucede en la ciudad y permite actuar conforme las necesidades de la urbe en tiempo real y no solo por costumbre.

Estamos dando los primeros pasos para mejorar la tecnología porque queremos contar con un gran sistema inteligente que facilite las operaciones.

¿Eso no se hacía desde el Centro de Gestión de Movilidad?

—El Centro que mencionas pertenece a la Epmmop, Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas. El tema de semaforización y señalización está a cargo de ellos, pero al margen de eso, el mayor problema es que no se ha dado un mantenimiento adecuado y no se ha actualizado el sistema. Algunas cámaras y pantallas ya no están en funcionamiento, el software es caduco, y al final termina siendo obsoleto.

Es por eso que el Alcalde ha mencionado que se busca modernizar el sistema y que la Epmmop haga las inversiones necesarias para que el Centro de Gestión de Movilidad esté en condiciones adecuadas para que la AMT tenga los instrumentos que requiere para gestionar el tránsito.

Tener un gran centro de monitoreo no implica solo la infraestructura física, sino todo lo que hay detrás de estos sistemas: conectar semáforos, frecuencias, rutas de buses, ‘body cams’ para los agentes de tránsito, fotomultas y fotoradares a lo largo de la ciudad, cámaras para control de aglomeraciones y videovigilancia, con el afán de gestionar esta información y estar preparados para cuando surja un siniestro, una caída de árbol, mal tiempo, situaciones en las que nuestros agentes deben actuar.

Esto va de la mano con mejorar las condiciones de trabajo de los agentes de tránsito a través de la tecnificación.

¿Qué aporte puede hacer la AMT en cuanto a cómo se estructura la movilidad en Quito?

—Aportamos como fuente de información para la Secretaría de Movilidad, con la data que obtenemos de los controles que realizamos de frecuencia, opacidad, denuncias.

Hemos hecho más de 250 operativos de control de opacidad al transporte público, y hemos evidenciado que más del 50% no cumple con el estándar establecido.

La semana pasada, identificamos y fueron sancionados dos conductores de transporte público en estado de embriaguez. Esto nos ha llevado a trabajar en conjunto para establecer un número mínimo de puntos en la licencia de conducir para operar una unidad en Quito.

También hemos proporcionado insumos para mejorar los procesos y evitar la fuga de las unidades a otros cantones para realizar la Revisión Técnica Vehicular. Se ha evidenciado que más del 40% de las unidades de transporte público y comercial realizan este proceso en otros cantones. La Comisión de Movilidad está apoyando para hacer una reforma al respecto.

Relacionado con esto, estamos probando mejoras para que la Revisión y Matriculación sea más automática para 2025; y este 2024 fortaleceremos los controles aleatorios de condición técnica y opacidad de las unidades y seguiremos con los controles a conductores en estado de embriaguez, ya que el transporte público representó el 8% de siniestros en 2023.

¿Qué retos se han planteado para este año?

—Estamos trabajando en la depuración a nivel institucional. Tenemos diferentes unidades y en cada una debemos trabajar. El camino es complicado, pero buscamos apoyarnos en la tecnología y en el aspecto administrativo, llegando incluso a lo penal.

Por lo general, las malas noticias sobresalen, pero las buenas acciones de nuestro personal son muchas: cuando un agente salva una vida y evita que una persona atente contra su vida, apoyo en siniestros, entre otras.

La visión del Alcalde es que la AMT sea una institución libre de corrupción y que cumpla su rol fundamental, salvar vidas. Nuestra visión es cero fatalidades en las vías, es complejo, pero es nuestro camino a seguir.

Tags

Lo Último


Te recomendamos