Noticias

(VIDEOS) Ataques armados e incendios en medio de la recaptura del hijo de ‘El Chapo Guzmán’

Guzmán ha sido buscado desde hace años y se ofrecía una recompensa.

Hijo de 'El Chapo' Guzmán

Este jueves, 5 de enero, se dio a conocer la noticia de la recaptura de Ovidio Guzmán López, uno de los hijos de ‘El Chapo’ Guzmán. Su detención por las autoridades de Sinaloa han provocado caos y varios disturbios.

Su detención ha provocado un caos en Sinaloa y ha causado algunos de los momentos más polémicos del Gobierno de López Obrador. El actual mandatario afrontó cuestionamientos por su decisión personal de liberar a Ovidio durante el “culiacanazo”, una orden que él justificó para preservar la paz en Sinaloa en ese entonces.

En imágenes que ya circulan en redes se puede ver los ataques para su captura. Además de ataques armados de la gente de Ovidio en el aeropuerto. En los videos de ve al ejército mexicano disparar a localidades ocupadas por narcos, luego de la captura de Guzmán.

Ya en el Aeropuerto Internacional de Culiacán, los hombres armados del Cártel de Sinaloa atacaron por la captura de Ovidio.

También se ha reportado hombres armados en hospitales que llegaron con heridas por los enfrentamientos con las Fuerzas Armadas.

También se ha viralizado que cuando un avión despegó desde Culiacán fue atacado con disparos, los pasajeros intentaban resguardarse lanzándose al piso.

La nueva operación para capturarlo sorprendió por ocurrir de forma repentina a unos días de la visita del mandatario estadounidense, Joe Biden, para la Cumbre de Líderes de América del Norte. Además, contrasta con la estrategia de seguridad de López Obrador, quien siempre ha criticado la llamada “guerra contra el narcotráfico” emprendida por sus predecesores y la intervención de las agencias de seguridad de Estados Unidos.

¿Quién es Ovidio Guzmán López?

Ovidio, hijo de 32 años de Griselda López, la segunda esposa del Chapo, era uno de los objetivos prioritarios del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Ovidio, alias “el Ratón”, era uno de los herederos menos conocidos del Cártel de Sinaloa hasta el “culiacanazo” del 17 de octubre de 2019, un operativo fallido del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en el que las autoridades lo capturaron, pero después lo liberaron por actos de terror del crimen organizado en Culiacán.

El “Ratón” heredó una “gran parte” de las operaciones de narcóticos y empezó a invertir una “gran cantidad” de dinero para la compra de marihuana en México, de cocaína de Colombia y de efedrina de Argentina, sustancias que traían a territorio mexicano, donde también experimentaron con la producción de metanfetaminas, según Estados Unidos.

A Ovidio, nacido en el municipio de Badiraguato, en Sinaloa, lo llaman ahora uno de los principales herederos de la operación del Chapo, uno de los narcotraficantes más famosos de México y el mundo que afronta una condena de cadena perpetua desde febrero de 2019 en Estados Unidos.

El “culiacanazo”

En medio de su creciente perfil, Washington ofreció cinco millones de dólares en diciembre de 2021 por información que conduzca al arresto o condena de Ovidio, además de sus hermanos Iván Archivaldo Guzmán Salazar, Jesús Alfredo Guzmán Salazar y Joaquín Guzmán López, conocidos como “los Chapitos”.

Antes del “culiacanazo”, de los diez hijos que tuvo el Chapo con sus tres esposas, el más reconocido era Iván Archivaldo por los lujos y extravagancias de los que presumía en las redes, donde mostraba sus autos de lujo, joyas y animales exóticos.

Pero la importancia de Ovidio en la organización quedó evidenciada con su captura de entonces y la actual, que desataron en ambas ocasiones una ola de violencia en la ciudad de Culiacán, capital del norteño estado de Sinaloa, que puso en jaque a las autoridades.

Según el aviso que la dependencia publicó en diciembre de 2021, Ovidio y su hermano Joaquín estaban en altos niveles de liderazgo en el Cártel de Sinaloa, donde comenzaron sus carreras criminales como herederos del poder de su hermano Edgar Guzmán López.

Ovidio y Joaquín recibieron cargos en abril de 2018 de un Gran Jurado del Distrito de Columbia en Estados Unidos por distribuir cocaína, metanfetaminas y marihuana.

Los hermanos supervisaban 11 laboratorios de metanfetaminas en Sinaloa, donde producían un estimado de hasta 5.000 libras o 2.267 kilogramos de metanfetaminas al mes, que se vende principalmente a otros miembros del Cártel de Sinaloa y distribuidores de droga en Estados Unidos y Canadá, según el Departamento de Justicia.

Ovidio supo mantener un perfil bajo, pero desde 2012 el Gobierno estadounidense lo incluyó en la lista de narcotraficantes internacionales “Kingpin Act” por considerar que jugaba “un papel significativo en las actividades de su padre”.

Con su inclusión en esta lista del Departamento del Tesoro, se le prohibió efectuar transacciones comerciales con ciudadanos estadounidenses y sus activos financieros en ese país quedaron congelados.

Tags

Lo Último


Te recomendamos