Noticias

La presencia de perros nos hace patrullar más los barrios

Los perros en las casas o paseando por las calles con sus dueños pueden influir en los índices de delincuencia

Perros patrullando los vecindarios

Mucha gente tiene la idea de que la presencia de un perro en una casa puede disuadir de la delincuencia, y un estudio reciente ha descubierto que nuestros amigos peludos pueden conseguir reducir los índices de delincuencia en barrios enteros.

Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (EE.UU.) descubrieron que los vecindarios con más perros tienen menores tasas de homicidios, robos y, en menor medida, agresiones con agravantes, en comparación con las zonas con menos caninos.

Los resultados sugieren que las personas que pasean a sus mascotas ponen más “ojos en la calle”, lo que puede estar desalentando la delincuencia.

“(Las personas que pasean a sus perros) ven cuando las cosas no están bien, y cuando hay extraños sospechosos en la zona. Puede ser un elemento disuasorio de la delincuencia”, explicó a Metro Nicolo Pinchak, autor principal del estudio y estudiante de doctorado en sociología de la Universidad Estatal de Ohio.

Los investigadores señalaron que la presencia de perros y el paseo por la calle no garantizan por sí solos una disminución de la incidencia. Destacaron que también es necesaria la confianza entre los vecinos.

“Los sociólogos llevan mucho tiempo sosteniendo la teoría de que una combinación de confianza mutua y vigilancia local entre los residentes del barrio puede disuadir a los delincuentes”, añadió Christopher Browning, profesor de sociología de la Universidad Estatal de Ohio y coautor del estudio.

Efectivamente, los resultados de la investigación revelaron que los barrios con altos niveles de confianza presentaban menores niveles de delincuencia en comparación con los barrios con bajos niveles de confianza. Pero entre los barrios de alta confianza, los que tenían una alta concentración de perros mostraron una disminución adicional.

Según el estudio, estos barrios tenían dos tercios de la tasa de robos de los barrios con baja concentración de perros y la mitad de la tasa de homicidios.

“Realmente tiene que ver con los paseos de los perros”, explicó Pinchak.

Y concluyó: “La confianza no ayuda tanto a los barrios si no hay gente en las calles que se dé cuenta de lo que pasa. Eso es lo que hace el paseo de perros. Y por eso los perros tienen ventaja en la lucha contra la delincuencia sobre los gatos y otras mascotas que no necesitan ser paseadas.”

“Pensamos que pasear a los perros probablemente capta eso bastante bien (cómo los residentes proporcionan vigilancia a las calles del barrio), que es una de las razones por las que decidimos hacer este estudio,”

—  Christopher Browning, profesor de sociología de la Universidad Estatal de Ohio, EE.UU.

50%

menos de homicidios se produjeron en barrios con un alto nivel de confianza entre los vecinos y una alta concentración de perros.

¿Cómo beneficia la presencia de perros a la seguridad de los barrios?

-Los dueños de los perros suelen salir a pasear con ellos, lo que propicia una mayor interacción y confianza entre los vecinos.

-La confianza entre vecinos es un elemento importante para disuadir la delincuencia.

-Los dueños de perros que pasean con ellos también funcionan como “perros guardianes” y pueden denunciar a extraños o situaciones inusuales.

-La presencia de perros en casas o edificios puede disuadir a los delincuentes.

Entrevista

Nicolo Pinchak,

estudiante de doctorado en sociología de la Universidad Estatal de Ohio, EE.UU.

P: ¿Cómo se les ocurrió estudiar la relación entre la incidencia de la delincuencia y el número de perros en un barrio?

- Nos motivó el trabajo pionero de Jane Jacobs, que sostenía que la confianza y la vigilancia local entre los vecinos se combinan para disuadir la delincuencia. Hay pruebas sustanciales que apoyan la parte de confianza de su teoría, pero ha sido un reto medir los índices de vigilancia de las calles entre los residentes. La investigación sobre las personas y sus animales sugirió que los índices de presencia canina en los barrios podrían ayudar a entender este proceso. La investigación revela que las personas con perros conocen más a sus vecinos, hablan con ellos más a menudo y son más activos físicamente que los residentes sin perros. Así pues, recopilamos datos sobre los índices de delincuencia, los índices de presencia de perros en los hogares y las percepciones de confianza en los barrios de Columbia, Ohio, y pusimos a prueba las hipótesis.

La confianza a nivel de barrio se midió a partir de las percepciones de confianza de 1.401 residentes. Se les pidió que informaran de sus percepciones de confianza en su barrio y en los lugares a los que acuden con frecuencia. Estos informes se agregaron dentro de las unidades del barrio.

P: ¿Qué descubrieron?

- Descubrimos que los vecindarios con un alto nivel de confianza y los vecindarios con mayores índices de presencia de perros en los hogares tienden a tener menos delitos violentos en las calles que aquellos con menores índices de presencia de perros. No encontramos beneficios de una mayor presencia de perros entre los barrios con un nivel de confianza bajo. La conclusión es que el aumento de la confianza y la vigilancia entre los residentes refuerza los beneficios de la disuasión de la delincuencia. No basta con que los vecinos se limiten a pasear a sus perros: tiene que haber confianza entre ellos para fomentar las normas de disuasión e intervención.

P: ¿Por qué es tan importante la confianza entre los vecinos?

- Los residentes de los barrios de alta confianza se sienten más capacitados y obligados a intervenir cuando surgen problemas. Nuestro estudio añade que los beneficios de la confianza son mayores en los lugares donde los residentes patrullan regularmente su barrio.

Tags

Lo Último


Te recomendamos