Noticias

Enfrentarse a las especies invasoras es fundamental para prepararse para el cambio climático

Metro conoce una nueva investigación que analiza el impacto de las especies invasoras combinadas con el calentamiento global

Las especies invasoras son un grave desafío planetario que, según un reciente estudio, podría estar agravando los efectos del cambio climático. La primera investigación de este tipo examinó su impacto ecológico combinado con el calentamiento, la sequía y la deposición de nitrógeno.

Dirigida por científicos de la Universidad de Massachusetts Amherst, la investigación demostró que en algunos casos, pero no en la mayoría, las interacciones entre las especies invasoras, la presencia de nitrógeno y el calentamiento global empeoraban el medio ambiente a escala local.

“Hubo una serie de casos en los que las interacciones empeoraron todo a escala local, que es lo que esperábamos ver, pero sólo un 25% de las veces. La mayoría de las veces, las invasiones y el cambio ambiental no se hicieron peores entre sí”, explicó a Metro Bianca López, que llevó a cabo la investigación como parte de su formación posdoctoral en UMass Amherst.

Añadió: " Al contrario, los efectos combinados no fueron mucho más que el impacto de las especies invasoras por sí solas”.

Los resultados del estudio también sugieren que la gestión de las especies invasoras es una preparación fundamental para el cambio climático.

“Lo más importante de nuestros hallazgos es que ponen de manifiesto la importancia crítica de gestionar las especies invasoras a escala local”, dijo Jenica Allen, profesora de conservación medioambiental de la UMass Amherst.

La gestión de las especies invasoras puede lograrse impidiendo la entrada de organismos extraños -plantas o animales-, pero los expertos advierten que el control debe ser una solución a largo plazo que implique un gran esfuerzo.

Metro habló con Bethany Bradley, profesora de conservación del medio ambiente en UMass Amherst y autora principal del artículo, para saber más.

“Descubrimos que los efectos ecológicos negativos de las especies invasoras eran tan malos o peores que los efectos del cambio climático”.

—  Bethany Bradley, profesora de conservación del medio ambiente en UMass Amherst

42%

de las especies amenazadas o en peligro de extinción están en peligro debido a las especies invasoras, según la National Wildlife Federation.

Tres especies invasoras que debes conocer

La enredadera Kudzu

Esta planta trepadora originaria de Japón crece tan rápido -hasta 30 centímetros al día- y de forma tan indiscriminada, que acaba apoderándose de árboles, farolas e incluso edificios.

La serpiente arbórea marrón

Un reptil originario de Australia, Papúa Nueva Guinea y varias islas del Pacífico, llegó a Guam por accidente tras la Segunda Guerra Mundial, donde se extendió por toda la isla, provocando la extinción de 10 especies de aves.

Escarabajo esmeralda del fresno

Un escarabajo verde metálico adulto originario de Asia y Rusia se ha extendido a 35 estados de Estados Unidos y se ha convertido en el insecto perforador de la madera más destructivo y costoso de la historia del país.

Entrevista

Bethany Bradley

Profesora de conservación del medio ambiente en la Universidad de Massachusetts Amherst, EE.UU.

P: ¿Por qué es importante estudiar el efecto ecológico de las especies invasoras?

- La introducción de especies que acaban convirtiéndose en invasoras es una de las muchas formas en que el ser humano está cambiando los ecosistemas de todo el mundo. Cuanto más sepamos sobre su impacto en los ecosistemas, mejor preparados estaremos para anticipar y prevenir las consecuencias de las especies invasoras.

P: Hable del efecto ecológico de las especies invasoras.

- Los efectos ecológicos de las especies invasoras son, por ejemplo, que las plantas invasoras superan a las plantas autóctonas: algunos ejemplos clásicos son la enredadera Kudzu en el sureste de Estados Unidos, conocida como “la enredadera que se comió el sur”, y la Lantana camara en el sur de Asia, que puede formar matorrales de más de 3 metros de altura. Los efectos ecológicos también incluyen la depredación y la herbivoría. La serpiente arbórea marrón de Guam y otros países del sudeste asiático es un buen ejemplo de un nuevo depredador que ha provocado la casi extirpación de las aves autóctonas. Todo esto ya es bastante malo, pero cuando añadimos cosas como el cambio climático y la contaminación por nitrógeno a la mezcla, hay mucha preocupación de que los efectos sobre las especies nativas puedan ser aún peores. Pero, en cambio, nuestro estudio demostró que los efectos combinados del cambio global (calentamiento, deposición de nitrógeno, sequía) y la invasión no fueron peores que los efectos de la invasión por sí sola. Esto es alentador porque a escala local no podemos hacer tanto por el cambio climático y la contaminación por nutrientes como por las especies invasoras.

P: ¿Cómo gestionar las especies invasoras?

- Una de las cosas más importantes que pueden hacer los particulares y los propietarios de viviendas es evitar la introducción de especies invasoras. Más de la mitad de las plantas invasoras han sido introducidas involuntariamente como plantas ornamentales y plantadas en nuestros jardines. Los jardineros y paisajistas pueden informarse sobre las plantas invasoras (el Compendio de Especies Invasoras de CABI es un buen lugar para buscar especies) para evitar introducir más.  También podemos dedicar más esfuerzos a plantar y cultivar plantas autóctonas, que tienen la ventaja añadida de favorecer a las aves y los polinizadores. La liberación de animales domésticos no deseados (especialmente en el caso de los anfibios y los reptiles) es también una de las principales vías de introducción de animales invasores, por lo que los propietarios de mascotas pueden evitar las invasiones devolviéndolas a las tiendas de animales.

Tags

Lo Último


Te recomendamos