Quito

Manifestaciones provocan desabastecimiento de alimento en el Zoológico de Quito

El sustento principal del trabajo del Zoológico de Quito es la venta de entradas, por lo que este cierre prolongado representa una significativa reducción de ingresos.

Por el cierre de vías de acceso desde y hacia Guayllabamba, el Zoológico de Quito afronta un problema de desabastecimiento de alimentos para las dietas de varios animales por la imposibilidad de movilidad por carreteras y el incremento de precio de algunos productos.

Luego de dos semanas de protestas en el país, el QuitoZoo no ha podido abrir sus puertas al público. Sin embargo, el trabajo diario para atender las necesidades básicas de los cerca de 500 animales que se refugian en este centro de rescate no se ha detenido.

En cuanto a insumos médicos, el departamento de Bienestar Animal dispone de un inventario que corre el riesgo de limitarse, debido a la dificultad de que nuestros proveedores lleguen hasta el zoológico o consigan productos que necesitemos.

OTRAS COMPLICACIONES PRODUCTO DE LAS MANIFESTACIONES

Actualmente, en la clínica del QuitoZoo se encuentran dos animales recién nacidos que requieren atención constante: una venada y un mono capuchino. Sus cuidadoras cumplen con sus necesidades de cuidado, lo cual les obliga a encontrar formas alternativas de transporte. Además, se han tenido que suspender intervenciones médicas en animales como el mono araña, jaguar y pecarí, procedimientos que se realizan como parte de nuestro programa de medicina preventiva.

Los cierres viales también han impedido el traslado normal del equipo del zoológico hasta sus instalaciones. Por eso ha sido necesario adaptar horarios de trabajo del personal de acuerdo a esta coyuntura, para desarrollar actividades básicas de mantenimiento y limpieza en el parque, así como labores de cuidado y manejo de animales.

En este último aspecto, sobre todo, las rutinas habituales de atención y alimentación a los individuos que se refugian en este centro de rescate se han modificado, para realizarlas en periodos de tiempo más cortos, ya que también se prioriza la seguridad del equipo, con el fin de que cada integrante llegue temprano a sus casas e, incluso, algunos colaboradores y colaboradoras que viven en Quito han tenido que dormir en Guayllabamba.

Martín Bustamante, director del Zoológico de Quito, explica que esta situación se ha asumido desde la incertidumbre de la resolución de los problemas nacionales. “Los últimos años aprendimos a funcionar bajo escenarios adversos como el paro de octubre de 2019 y la pandemia junto a sus consecuencias. Ahora esperamos el momento para reabrir el zoológico y ofrecer a la gente un espacio al aire libre al que pueda acudir la familia”.

El sustento principal del trabajo del Zoológico de Quito es la venta de entradas, por lo que este cierre prolongado representa una significativa reducción de ingresos. Aunque el cuidado de los animales está garantizado, este centro de rescate también requiere financiamiento para su misión educativa, un eje fundamental para despertar sensibilización en la ciudadanía por la conservación ambiental.

APOYO AL ZOOLÓGICO DE QUITO

Si quiere apoyar el trabajo del Zoológico de Quito puede hacerlo mediante donaciones a la siguiente cuenta bancaria:

  • Cuenta corriente No. 3037077804
  • Banco del Pichincha
  • Fundación Zoológica del Ecuador
  • RUC 1791285972001
  • vheredia@quitozoo.org
Tags

Lo Último


Te recomendamos