Noticias

Manteniendo vivo al inolvidable Elvis

Metro conoció más sobre el nuevo drama musical biográfico dirigido por Baz Luhrmann y protagonizado por Austin Butler como Elvis Presley

Miles de personas siguen creyendo que Elvis pudo no haber muerto o que fue secuestrado por extraterrestres y logró escapar. Su figura se ha transformado hasta el punto de que estemos en presencia de un ídolo que se está convirtiendo en un semidiós. Bueno, Presley ya es un santo para mucha gente, como demuestra la existencia de “santuarios de Elvis” y la peregrinación a Graceland. Y el mito vuelve a crecer con el estreno de la nueva película “Elvis”, dirigida por Baz Luhrmann.

Hemos esperado una década para que el cineasta australiano firme una nueva película en los cines. Desde “El gran Gatsby”, con la que ganó dos Oscar, el director no hacía un largometraje. Luhrmann ha estado trabajando intensamente en la que algunos podrían considerar la mega biografía de todas las biografías: la historia de la leyenda del Rock ‘n’ Roll Elvis Presley que protagoniza Austin Butler, sobrino de Cindy Crawford, en el papel del cantante. El actor tardó dos años en meterse de lleno en el personaje.

“Básicamente puse el resto de mi vida en espera durante dos años. Simplemente, me metí en el camino de la obsesión”, contó Butler, con voz grave, a una sala de prensa abarrotada en el Festival de Cannes. “Veía un segundo de un clip una y otra vez y me fijaba en lo que hacían sus ojos, en lo que hacían sus manos, y lo practicaba hasta que lo llevaba en la médula. La razón por la que se movía de esa manera y por la que hablaba de esa manera: eso significaba cultivar su ser interior. Eso es lo difícil”.

Añadió: “Se ve a Elvis como un icono, o como una imagen de la sociedad. Encontrar la manera de despojarlo de todo eso y encontrar su naturaleza humana más profunda, eso es lo que me fascinó”.

Se realizó un gran trabajo técnico para encarnar a la estrella del rock. Al rodar una escena en la que Elvis interpreta “Hound Dog”, el actor dijo que vio la reproducción y sintió que estaba sobreactuando. Así que tuvo que volver a hacerlo.

“(Luhrmann) Me dijo que tenía que superar los nervios, y simplemente sentirme vivo”, comentó Butler sobre ciertas “expectativas irreales” que dificultaron su éxito al principio, mientras se sinceraba sobre los retos sin precedentes durante el rodaje. “Cuando empecé, me puse estas expectativas poco realistas de que de alguna manera, si trabajaba lo suficiente, podría hacer que mi cara fuera idéntica a la de Elvis. Y que mis ojos serían exactamente iguales a los de Elvis y no se notaría la diferencia”.

La figura de Elvis no puede entenderse sin uno de los personajes clave en su vida: su agente, El Coronel. Hanks describió al personaje como “un chulo de feria bastante ingenioso que parecía disfrutar robando a un niño pequeño 25 centavos de más tanto como robando a un casino de Las Vegas 45 millones de dólares”. El actor también habló del rodaje en Australia durante las increíbles restricciones del covid:

“Una cosa que fue frustrante fue que rodamos esto bajo los protocolos covid, así que había mucha gente que no se veía todos los días. De hecho, se perdió la alegría de tener un tráiler común de maquillaje y peluquería, estábamos todos separados. No llegué a ver a Austin hasta que estuvo maquillado como Elvis en el plató. No eran las circunstancias más fáciles para hacer una película, pero tengo que decir que era un estudio fabuloso, la industria cinematográfica de allí es tan grande como la que existe en cualquier parte del mundo y volvería en cualquier momento, sólo que no con la misma atención del covid”.

Hay una escena a los pocos minutos de la película en la que el Elvis amante de Beale Street -vestido con un traje rosa chicle y una camisa de encaje negro transparente- muestra a un nuevo público algunos de sus hipnóticos movimientos mientras fusiona el bluegrass con el R&B, el gospel y el country. Esas caderas locomotoras giraban en contra de las estrictas leyes sociales de la América de los años 50, y en las retinas de los guardianes conservadores. Pero es el despertar sexual que experimentaban las mujeres de todo el país al ver moverse a Elvis lo que resulta tan excitante, como se muestra en esta escena en la que una mujer, para su propia sorpresa, suelta un grito casi primario.

“Sabes, soy el último forastero. Vengo de un pueblo muy pequeño. Como forastero, cuando hago algo como Moulin Rouge en París, o Gatsby, vivo la historia como Fitzgerald, probablemente demasiado, pero la vivo. Por eso hago películas con tan poca frecuencia. El mayor placer es ser un extraño y vivirlo. Lo que se me hizo tan evidente al vivir esta historia fue la cuestión número uno del viaje de Elvis Presley. Es el lienzo sobre el que se escribe la historia. Para mí, era tan importante revelar la época como la figura de Elvis”, declaró el cineasta.

Luhrmann se reunió con Priscilla Presley, ex esposa de Elvis, su hija Lisa-Marie Presley y su nieta Riley Keough antes de realizar la película. Cuando el corte final estuvo listo para su proyección, la familia fue la primera en verlo.

“Creo que Priscilla tenía miedo de ver la película. Se ha hablado tanto del icono que se ha convertido casi en un Dios, pero para ellos es la familia. Se han dicho tantas cosas que no son ciertas y queríamos hacerlo bien”.

Butler estuvo con Luhrmann al mismo tiempo que Priscilla veía la película, una angustiosa espera de tres horas que el director australiano se esfuerza por explicar con palabras. Al salir del cine, Luhrmann habló con ella:

“Ella dijo: No estaba preparada para esto. Cada aliento de Austin, cada movimiento, el espíritu, la humanidad, el hombre, no el icono. Si mi marido estuviera aquí hoy, miraría a Austin y diría: “Maldita sea, tú eres yo”.

Al día siguiente del estreno en Cannes, toda la ciudad sintió la resaca del Rock ‘n’ Roll:

“Hay muchas razones, pero creo que, fundamentalmente, todos sentimos la humanidad de alguien que es un icono tan grande. Se le atribuye un estatus sobrehumano. Pero llegar a explorar eso y conocer su forma de ser, y encontrar al humano dentro de ese icono, fue realmente una alegría que nunca olvidaré”, concluyó Butler.

El mundo tampoco olvidará nunca a Elvis.

24 de junio

Es la fecha en la que se estrenará “Elvis”.

159

minutos es la duración de la película.

$85m

Es el presupuesto del nuevo drama musical biográfico.

Síguenos enGoogle News

Contenido Patrocinado

Lo Último