Noticias

Así se veía Eiza González cuando debutó en las telenovelas

La actriz era una adolescente cuando se ganó su primer papel en un melodrama.

Eiza González

Con un incuestionable talento, una belleza indiscutible y un carisma innato frente a las cámaras, Eiza González ha logrado abrirse a pulso su camino en la feroz industria hollywoodense.

No obstante, antes de consolidarse como estrella en la meca del cine con su trabajo en cintas como Baby Driver o Descuida, yo te cuido, la mexicana fue una aspirante a actriz como muchas.

Desde temprana edad, González descubrió que su vocación estaba en el mundo de las artes escénicas y comenzó a prepararse para esto tomando clases de actuación, baile y también canto.

A los 14 años ingresó en el Centro de Educación Artística de Televisa (CEA) para pulir sus dotes; sin embargo, antes de culminar sus estudios, la estrella se alzó con su primer papel en una telenovela.

El aspecto de Eiza González en su primera telenovela

En el año 2007, luego de superar un tenaz casting, una jovencísima Eiza González debutó por la puerta grande como actriz encarnando el rol protagónico del melodrama juvenil mexicano Lola, érase una vez.

Dentro de la producción de Pedro Damián para Televisa, adaptación de la argentina Floricienta, la estrella de entonces 17 años sorprendió con su talento en la piel de Dolores “Lola” Pescador Valente.

Al inicio de la trama, también encabezada por Aarón Díaz, Lola es una joven huérfana alegre, espontánea y soñadora que comienza a trabajar como ayudante de la institutriz de la familia Von Ferdinand.

En la mansión del clan, la noble y carismática muchacha rápidamente se gana el corazón de todos y encuentra el amor en el hermano mayor de la adinerada familia, Alexander Von Ferdinand.

Sin embargo, su romance tiene varios oponentes, comenzando por la ambiciosa madrina del serio galán y su interesada hija, con quien Alexander tiene una relación sentimental.

A lo largo de la historia de 225 episodios, inspirada por el cuento de Cenicienta, ambas mujeres le hacen la vida de cuadritos a la original Lola, pero el amor de los protagonistas triunfa sobre todos los obstáculos.

En los fotogramas del melodrama, González demuestra grandes dotes actorales y también confianza en su personificación. Así como una tierna belleza en su adolescencia.

La producción, finalizada en enero de 2008, además le permitió exhibir su don para el canto interpretando los temas musicales de la banda sonora de la ficción, como Masoquismo.

Durante su emisión, el proyecto contó con una buena aceptación por parte de las audiencias; mientras, el álbum con la música del moderno melodrama tuvo un rotundo éxito.

Debido a que su debut fue como protagonista, mucho se dijo en su momento sobre la selección de Eiza. No obstante, la estrella dejó claro en ese momento que se ganó el papel por mérito propio.

De verdad me rompí la espalda para ganarme este lugar, ya que fue peleado por mucha gente y no me emocionaba, sólo dejaba que pasara lo que tenía que ser, deje que me tocara lo que la vida quería”, expresó en una entrevista a medios mexicanos en aquel entonces con 16 años.

En otra entrevista sobre la novela, citada por El siglo de Torreón, una emocionada y agradecida luminaria dijo: “Lola’ me dejó la mejor experiencia de mi vida, aprendí cosas que nunca había visto y hecho, y que jamás me imaginé y la telenovela me dio la oportunidad de mi vida (…)”.

Tras saltar a la fama y ganar un par de premios con su debut en Lola, érase una vez, Eiza González terminó su preparación en el CEA, se lanzó como cantante y siguió encabezando telenovelas hasta 2013.

Al año siguiente, la determinada artista de ahora 32 años estaba debutando en la escena artística estadounidense. El resto es una historia copada de éxitos en Hollywood que se sigue escribiendo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos