Noticias

Las inconsistencias en el hallazgo de Debanhi Escobar que causan indignación en la sociedad mexicana

La joven de 18 años fue localizada en un pozo de agua a pocos metros de donde desapareció, dejando muchas interrogantes.

Debanhi Escobar

Debanhi Susana Escobar Zabadúa, desaparecida en la madrugada del 8 al 9 de abril en el municipio de Escobedo, Nuevo León, fue hallada muerta este 22 de abril en un pozo ubicado en el motel Nueva Castilla de la ciudad.

Ante el desgarrador encuentro, el padre de la víctima, Marío Escobar, declaró a los medios de comunicación “mi hija está muerta. Y yo no sé qué hacer. Exijo que se aclare por qué desapareció Debanhi”, puesto que todavía no se ha explicado claramente cómo llegó el cuerpo de la joven hasta allí.

“Estoy molesto porque me equivoqué: creí en la Fiscalía. Nunca me pasaron los tomos [de la investigación], yo les pedía copias, que es mi derecho como víctima. Nunca los tuve en mi poder porque ellos no hicieron su trabajo. Exijo justicia. ¿En qué momento supieron [del cuerpo en el motel]? No nos informaron. ¿A quiénes informaron? Al llegar aquí no nos dieron un espacio que por derecho tenemos”

—  dijo en la madrugada del viernes.

De momento, las autoridades están realizando una necropsia para verificar que genéticamente es la estudiante, aunque fue identificada por sus familiares por la ropa que llevaba la última vez que la vieron: falda larga, top blanco y tenis Converse.

Sin embargo, el hallazgo de Debanhi Escobar sigue dejando dudas en la población general por las inconsistencias y las preguntas que aún permanecen sin responder

Como es el caso de la aparición del cadáver en una zona que ya había sido explorada a lo largo de los 13 intensos días de búsqueda por las autoridades locales, con perros de rescate incluidos. Incluso, la misma cisterna donde fue hallada la joven había sido revisada por cuadrillas de Agua y Drenaje de Monterrey.

Según el reporte oficial, el olor fue el que alertó a los trabajadores del lugar y llamaron a las autoridades, pero resulta extraño que el olor putrefacto no hubiese sido detectado previamente, ya que entre los dos y cuatro días este aparece por la descomposición del cadáver.

De igual manera, el relato de que fue un accidente por el presunto estado de ebriedad de la joven que habría hecho que se cayera en el pozo ha generado incredulidad, puesto que la ubicación de la cisterna hace dudosa la teoría.

Esta se encuentra en el interior de la propiedad del motel, pero en la zona del jardín en la parte posterior, por lo que la joven de 18 años tuvo que haber ingresado, debido a que la parte externa cuenta con una valla.

Esto genera varias interrogantes sobre los motivos que la hicieron ingresar, si fue voluntariamente, o de manera forzosa, si estaba huyendo de alguien, si ninguno de los trabajadores la vio, entre otros aspectos.

Los oficiales solicitaron los videos del lugar, pero como las cámaras de seguridad no graban sino que el monitereo se hace en tiempo real, solo existe la certeza de que en esa zona había desaparecido Debanhi por el video en el que aparece caminando frente a una empresa de transporte ubicada a unos 300 metros y la última señal que emitió su teléfono.

No obstante, en nuevas declaraciones a Milenio, Mario Escobar señaló que hay grabaciones que “están perdidas” y descarta la hipotésis de que estuviese ebria porque en los videos existentes se ve en estado normal.

“En la empresa de transporte nos encontramos con que efectivamente en uno de los videos de afuera, se ve que pasa y se pierde su imagen, cuando me meto a otras cámaras, hay un brinco de 10 a 12 minutos en las cámaras para la salida de 2 tráileres”.

—  expresó Mario Escobar a Infobae.

Por otra parte, a través de las redes sociales testigos presenciales y familiares de Debanhi aseveraron que el cuerpo de la jovencita, que ha conmocionado al mundo con su caso, apareció precisamente un día en el que los voluntarios despejaron la zona para buscar en sitios más alejados.

“Hemos estado buscándola mucho tiempo en esta zona, justo en el motel. Justamente hoy que se llevaron a otra la gente, aparece”, declaró un joven que se identificó como allegado a Debanhi.

Asimismo, la narrativa de las amigas y el conductor, que originalmente la dejó a las 5 de la mañana en el kilómetro 15 de la carretera a Nuevo Laredo, sigue sin tener sentido para los padres de la víctima. Su padre asevera haber visto evidencia de que el taxista la acosó tocándole los pechos, mientras que su madre, Dolores, declaró a El País:

“Yo sé que no se puede llevar a nadie a la fuerza, y me han dicho que mi hija estaba muy enfadada por lo de las amigas y le manoteó, pero de ahí a dejarla a esas horas en la carretera. ¿Cómo le tomó esa foto a mi hija? Y, sobre todo, ¿por qué?”.

Para el profesor de secundaria que ahora llora la muerte de su hija, las declaraciones del conductor de Uber con las autoridades también “presentaron muchas inconsistencias”, pese a que el fiscal aseveró que no hay evidencia para perseguirlo legalmente.

Mientras estas conjeturas terminan por ser aclaradas por los organismos competentes, crece el dolor en la sociedad mexicana por vivir en un país donde diariamente desaparecen 7 mujeres y mueren 11.

Incluso, en la búsqueda de casi dos semanas de Debanhi fueron halladas otras cinco chicas en condiciones similiares, despertando la indignación y la preocupación por la fuerte ola de feminicidos e impunidad.

Tags

Lo Último


Te recomendamos