Noticias

El reciclaje químico ofrece una nueva forma de luchar contra la contaminación por plásticos

Metro descubre qué hay detrás del nuevo proceso que “descompone” el plástico a nivel molecular para poder reutilizarlo

La contaminación por plástico es uno de los problemas medioambientales más importantes. Según un reciente informe de Naciones Unidas, cada año se producen más de 400 millones de toneladas de plástico en todo el mundo.

El estudio de ONU Medio Ambiente reveló que el 79% de los residuos generados de plástico se depositan en vertederos o se arrojan al medio ambiente y sólo el 9% se recicla, mientras que el 12% se incinera.

Las razones del bajo nivel de reciclaje son complejas. No todo el plástico se puede reciclar y, debido a la falta de sensibilización del público, muchos de los artículos suelen estar contaminados, lo que encarece este proceso.

Ante esta situación, algunos científicos han empezado a buscar nuevas opciones y una de ellas es el llamado reciclaje químico. Funciona como un complemento al reciclaje mecánico y ayuda a reutilizar los plásticos que antes tenían que ser desechados.

Este tipo de reciclaje se basa en una transformación química y, por tanto, en la ruptura de los enlaces entre los monómeros (pequeños bloques que componen el plástico). Gracias a este proceso, los monómeros pueden recuperarse y transformarse en otros productos.

“El monómero puede recuperarse en lo que se llama reciclaje de circuito cerrado o los residuos de plástico pueden transformarse en otros productos químicos de mayor valor en el reciclaje de circuito abierto”, explica a Metro Matthew Jones, profesor del Departamento de Química de la Universidad de Bath (Reino Unido).

El nuevo proceso también ofrece la posibilidad de una reciclabilidad infinita. Sin embargo, aún se enfrenta a algunos retos, como su elevado coste, la huella ambiental que genera y la selectividad (porque no puede aplicarse a todos los tipos de plásticos).

A pesar de estos retos, se espera que el reciclaje químico contribuya a la reutilización del plástico y, por tanto, a la lucha contra la contaminación.

“Esperamos que el reciclaje químico complemente a su homólogo mecánico, sobre todo en el caso de materiales difíciles de reciclar, como las láminas finas”, concluye Jones.

“El reciclado químico descompone el plástico a nivel molecular”.

—  Matthew Jones, profesor del Departamento de Química de la Universidad de Bath

9%

de todo el plástico producido desde 1950 en el mundo se ha reciclado.

¿Cómo funciona el reciclaje químico?

Existen varias tecnologías de reciclaje químico que siguen tres nuevas vías para tratar los residuos de plástico:

-Disolución: extraer el plástico.

-Depolimerización: descomponerlo en bloques de construcción.

-Conversión: convertirlo en materia prima.

Entrevista

Matthew Jones,
profesor del Departamento de Química de la Universidad de Bath, Reino Unido

P: ¿Cómo funciona el reciclaje químico?

- Los plásticos están formados por moléculas de cadena larga conocidas como polímeros, que se componen de bloques de construcción repetitivos más pequeños llamados monómeros. Estos monómeros tienen diferentes formas y tamaños, y la unión entre ellos determina las propiedades del material del plástico -como la temperatura de fusión y la dureza-, que afectan al modo en que se utiliza. Mientras que el reciclado mecánico implica la fusión, el reciclado químico se basa en una transformación química y, por tanto, en la ruptura de los enlaces entre los monómeros. El reciclaje químico rompe el plástico a nivel molecular. Esto significa que el monómero puede recuperarse en lo que se denomina reciclaje de circuito cerrado o que los residuos de plástico pueden transformarse en otros productos químicos de mayor valor en el reciclaje de circuito abierto.

P: ¿Podría resolver el problema de la contaminación por plástico?

- Dada la diversidad del uso de los plásticos en la sociedad, no es posible aplicar una única solución a la contaminación por plásticos. Se necesitan estrategias de reciclaje diversas y adaptadas tanto para los plásticos establecidos como para los emergentes. En el futuro, esperamos que el reciclaje químico complemente a su homólogo mecánico, especialmente en el caso de materiales difíciles de reciclar, como las películas finas.

P: ¿Qué materiales pueden crearse a partir de este proceso?

- Esto depende tanto de la composición química (bloques de construcción) del plástico como de la transformación química explotada. Por ejemplo, en el caso de nuestro proceso de reciclaje, del que se ha informado recientemente, el poli(bisfenol A) carbonato (BPA-PC) podría volver a convertirse en sus componentes monoméricos, a saber, bisfenol A (BPA) y carbonato de dimetilo (DMC). Estos podrían ser repolimerizados para recuperar el plástico original. Además, el DMC es importante desde el punto de vista comercial y tiene diversos usos, por ejemplo, disolventes ecológicos, electrolitos para baterías y bloques de construcción químicos. También demostramos que cambiando el plástico y/o la reacción química se obtienen diferentes productos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos