Mundo

“Mucha gente tiene miedo e intenta marcharse”: Los ucranianos sobre la situación del país

Ciudadanos de Ucrania y de la región de Donbás compartieron con Metro lo que vieron y escucharon después de que Rusia anunciara el inicio de una operación militar especial.

Kiev. La gente hace autostop y espera a los autobuses mientras intenta salir de la ciudad el 24 de febrero de 2022 en Kiev, Ucrania. Durante la noche, Rusia comenzó un ataque a gran escala contra Ucrania, con explosiones reportadas en múltiples ciudades y muy lejos de las inquietas regiones del este en poder de los rebeldes respaldados por Rusia. /Chris McGrath, Getty Images

Oksana, ciudad de Dniprodzerzhynsk:

“Todo está tranquilo en nuestra ciudad, no hay bases militares ni instalaciones estratégicas, los transportes y las tiendas funcionan como siempre, pero hay colas por todas partes: en las tiendas, en las gasolineras... El pánico y las colas suelen ser creados por la propia gente, los que son más inteligentes se comportan con calma, entendiendo que los ataques se lanzan contra objetos estratégicos. Me pidieron que sacara a mis hijos de la guardería, aunque no hay ninguna amenaza visible”.

Elena, Kiev:

“Estamos en Dnipropetrovsk y no pensamos volver a la capital todavía. La situación en Kiev no es buena, mucha gente tiene miedo de la invasión rusa e intenta marcharse. La gente está comprando cereales y papel higiénico. De momento, sólo se están bombardeando la base militar, los almacenes y los aeropuertos, pero hay pánico en la ciudad, que también es potenciado por las autoridades: las sirenas no paran de sonar por la ciudad.”

Victoria, región de Kherson:

“Hay disparos por toda Ucrania, los ecos de las explosiones llegan hasta nosotros. Los aeropuertos han estallado en su mayoría, los aviones civiles no vuelan. No hay forma de volar a Europa. Hay víctimas, pero hasta ahora sólo entre los militares. Vivimos en el sector privado, los suministros van a Kherson a través del puente, así que si está bloqueado, ni siquiera sabemos cómo nos las arreglaremos para tener comida. Las estanterías de los supermercados ya están vacías y no hay pan. Nos alegramos de tener nuestro propio pozo de agua. Estamos esperando y rezando a Dios”.

Galina, Donetsk:

“Hay tiroteos en las fronteras, los residentes de la línea del frente están sufriendo, mientras que en el propio Donetsk hay una relativa calma, excepto por la movilización masiva. Los hombres están siendo sacados directamente de las calles y los negocios. Nadie sabe lo que va a pasar a continuación, y todo el mundo está muy asustado”.

Yulia, Kiev:

“Ahora estamos en los suburbios de Kiev. Hay varias bases militares e instalaciones estratégicas. A las 5 de la mañana se dispararon misiles dirigidos contra estos lugares. Quieren privarnos de armas y luego pasar a la ofensiva. Todo es terrible y muy ofensivo. Hay varios muertos y heridos en Brovary”.

Anastasia, Donetsk:

“Hemos empezado una guerra. Hasta ahora, invisible, pero muy audible. A las 7 de la mañana me desperté con la llamada de un amigo: ‘¿Estás dormida? Despierta, la guerra ha empezado”. Mamá se despertó a las 6 de la mañana, la despertaron los disparos. Ahora salí a la tienda para comprar algunos comestibles y agua, para sacar dinero si es posible. Naturalmente, todos los cajeros automáticos están vacíos o hay enormes colas. La gente está intentando salir, haciendo las maletas. Las carreteras de salida hacia el oeste están atascadas, pero según amigos de todo el país, no está claro hacia dónde huir, ya que hay bombardeos por toda Ucrania. Mientras caminaba, oí un disparo. Luego otro, y otro más. Pero la gente en la calle está bastante tranquila, abasteciéndose de comida y agua. El trabajo en la ciudad, por supuesto, se ha detenido, las empresas están tratando de pagar a sus empleados como sea posible”.

Vladimir, Kharkiv:

“Salí a por agua. Mientras la conseguía, algo silbó sobre mi cabeza, y luego retumbó tan fuerte que el suelo tembló. Vi una columna de humo negro. Todavía estoy temblando. La conmoción es probablemente una reacción humana normal. Pero no fue sólo un petardo que estalló. Un cohete explotó justo al lado. Los cohetes vuelan sobre nosotros. ¡Ahora van a volar hacia las casas! Veo a los vecinos que salieron también. “¡Nos están disparando!” Grité. Pánico. Conmoción. Luego recobré el sentido común. Teníamos almacenes militares cerca, a eso le estaban disparando. La ciudad es un caos, las sirenas están sonando. Mucha gente se esconde en los aparcamientos subterráneos, en el metro. Pero, ¿qué sentido tiene?”

Tags

Lo Último


Te recomendamos