Quito

Estefanía Barreno y la huella que deja su reinado de dos años en Quito

A un día de su cumpleaños 29, Estefanía Barreno se despide de su título como soberana de la ciudad, pero no de la ayuda que seguirá brindando a la Fundación Reina de Quito.

La joven quiteña aún recuerda la noche en que le pusieron la banda y la corona como la primera Reina de San Francisco de Quito en 2019, sin imaginarse que duraría dos años en esa posición a causa de la pandemia de Covid-19. ¡El reinado fue su regalo!

Estefanía nos cuenta cómo vivió su reinado y qué le augura a la nueva Reina que será elegida hoy, en el Teatro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

¿Cómo calificas tu tiempo en el reinado?

Han sido dos años hermosos, únicos e inolvidables, los mejores que he vivido en mis casi 29 años. Nunca imaginé ser Reina de San Francisco de Quito por dos años consecutivos y enfrentar una pandemia. Me tocó modificar mi proyecto ambiental por uno que llamé “Quito deja tu huella”, donde apadriné a diferentes barrios, fundaciones y albergues. Cada cierto tiempo llevamos kits de alimentos y medicamentos y así, en estos dos años, hemos llegado a más de 13 mil personas.

Con la pandemia me tocó innovar e impulsar diferentes eventos o campañas virtuales: un Corre en casa 3K, una carrera virtual donde los fondos fueron para el Hospital Eugenio Espejo; y un Zoombatón; un show de monólogo con Andrés López, la Cena de la Rosa, entre otros, para destinar lo recaudado a nuestros niños del Centro Terapéutico Aprendiendo a Vivir. También tuve un laboratorio móvil donde llegamos a diferentes barrios de Quito para realizar pruebas rápidas y PCR.

Tuve el apoyo de muchas personas y de la empresa privada, sin ellos no habría sido posible llevar a cabo mis proyectos.

Creo que superé mis propias expectativas y lo hice con todo el amor y el corazón. Cuando uno lo hace desinteresadamente, todo se regresa en un mil por ciento. Estoy muy feliz por todo lo que logré y me llevo muy bien con las exReinas, quienes fueron mi guía y mi respaldo.

Tengo una mezcla de sentimientos y emociones porque fueron dos años dedicados 24/7 a esta labor, pero ya es momento que llegue una nueva reina a vivir lo que cada una de nosotros hemos experimentado.

¿Qué huella dejas en la ciudad?

Responsabilidad, empatía y sacrificio, porque ser reina en pandemia, sin el apoyo del Municipio, fue difícil. Dejo una huella de generosidad y esfuerzo, donde desde el primer día de la pandemia trabajamos en campañas. Por ejemplo, en mi barrio recaudamos cerca de 15 mil dólares en comida e insumos médicos que fueron llevados al Hospital Pablo Arturo Suárez, ayudamos al COE Nacional, bomberos, y otras entidades. Así que me voy con eso, creo que sembré y coseché una huella muy importante.

¿Qué aprendizaje te llevas de esta experiencia?

He aprendido mucho de los quiteños, que son trabajadores, luchadores, fuertes, emprendedores, me llevo muchas anécdotas, su carisma, los barrios, la comida, sus tradiciones, cada aventura y viaje que pude realizar como Reina.

¿Qué mensaje le darías a la nueva Reina?

Tenemos 10 hermosas candidatas, inteligentes, profesionales, carismáticas, y estoy segura que cada una de ellas va a representar muy bien a la ciudad. Mi mensaje para la nueva Reina es que deje su 100% y que se entregue a su proyecto con el mayor amor, a los niños de Centro, porque la labor de una reina es ayudar. Le deseo el mayor de los éxitos.

¿Qué planes tienes como Estefanía?

Quería descansar un poco, pero tengo muchos planes en mente. Voy a continuar realizando eventos como Hope Run, una de las primeras carreras presenciales realizadas en la capital tras la pandemia, para seguir aportando recursos a la Fundación. Este es mi compromiso.

Y en lo personal, siempre he sido emprendedora, incluso dos años atrás tenía una crepería. En el colegio vendía sánduches y tortas, ahora quiero ponerme otro negocio y fomentar fuentes de empleo, estoy trabajando en esa idea.

Tags

Lo Último


Te recomendamos