Mundo

Detienen a mujer que hizo llamados con amenazas de bomba a empresa donde trabajaba su novio

Kayla Blake reconoció su delito ante la justicia estadounidense porque quería pasar más tiempo con su pareja en casa.

Una mujer fue detenida en Estados Unidos luego de haberse comprobado que realizó dos llamados de amenaza de bomba en la empresa de su novio porque, argumentó, quería pasar más tiempo con su pareja.

Según señaló el Portland Press Herald, Kayla Blake (33 años) realizó ambas llamadas con “sólo unas horas de diferencia” el jueves pasado, en una planta del “Puritan Medical Products”, en Pittsfield, lugar de trabajo de su pareja.

En la primera oportunidad, a eso de las 9:00 horas, “amenazó con colocar un explosivo”, mientras que dos horas después repitió su llamado, pero con la amenaza de “dejar cuatro bombas caseras cerca de la planta”, según reveló el jefe de la policía de Pittsfield, Harold Bickmore, al New York Post.

Debido a las amenazas, ejecutivos de la empresa tomaron la decisión de cerrar las dos plantas de la empresa, en Pittsfield y Guilford, y evacuar a los cerca de 400 trabajadores de la compañía.

Atentado falso movilizó desde el FBI hasta la policía local

Al realizar el rastreo de ambas llamadas fue que los investigadores dieron con Blake, quien según los informes policiales, y ante la desesperación de la mujer por verse acorralada, confesó que en el lugar no había puesta ninguna bomba y que todo lo había hecho porque quería que su novio, que trabaja en la empresa, se quedara en casa con ella.

Si bien los hechos ocurrieron la semana pasada, la mujer se mantiene detenida en una cárcel del condado de Somerset, con una fianza de US$1.500 dado el carácter de peligro para la sociedad que pesa sobre Blake, cuyas amenazas movilizaron a varias instituciones norteamericanas, como el Departamento de Bomberos de Pittsfield, el FBI y la seguridad de Cianbro, empresa privada que presta servicios a Puritan.

“Fue un gran trabajo en equipo, una gran investigación y un arduo trabajo por parte de los oficiales de la Oficina del Sheriff del Condado de Penobscot. No puedo decir lo suficiente sobre todo su arduo trabajo y el apoyo que recibimos de la Policía Estatal de Maine y el FBI”, cerró Bickmore.

Tags

Lo Último


Te recomendamos