Estilo de Vida

Lipotransferencia: La revolución de la medicina regenerativa

Conoce de qué trata el tratamiento para el antienvejecimiento

Por años infinidades de tratamientos y fórmulas se han buscado para combatir esos kilos de más y la grasa corporal. Los populares rollitos de grasas en el abdomen es la lucha diaria en gimnasio y dietas por millones de personas en todo el mundo.

Aunque algunas de las técnicas son mejores que otras, en la actualidad se consiguió un nuevo y prometedor tratamiento de medicina regenerativa que, según sus especialistas y autores, será la revolución del futuro del antienvejecimiento, reconstructivo y estético.

Transferencia de tejido graso

Este tratamiento se comenzó a realizarse de manera experimental y empírica en el siglo XX, cuando se trasladó tejido de un lipoma (tumoración benigna del tejido adiposo) al lecho mamario para ensayar una reconstrucción.

Lipotransferencia

El advenimiento de la liposucción consiste en la disolución y extracción de grasa localizada de manera casi simultánea. Para el experimento diferentes cirujanos plásticos comenzaron a estudiar la grasa que se extraía con las cánulas para evaluar sus propiedades y viabilidad.

Cada uno ejecutó sus protocolos en su lugar de extracción, el tipo de cánula a utilizar, la presión de succión, el método de procesamiento, la técnica de inyección y la aplicabilidad, ya sea con fin reparador o estético. La grasa extraída es considerada por los especialista como un oro líquido y cuenta con células madre pluripotenciales periféricas, además de adipocitos.

Este tejido, extraído con finas cánulas, puede usarse con fines tanto reconstructivos como estéticos. El tratamientos se puede usar en personas quemadas, mejorando la sanación de heridas y las secuelas, en sitios que recibieron radioterapia para mejorar las condiciones locales, en úlceras de difícil resolución, en pérdidas de volumen o alteraciones de contorno postraumáticas y en reconstrucción mamaria, entre otras aplicaciones.

Autotransplante

Es común el tratamiento con las propias grasas extraída de otras zonas del cuerpo. En estética es utilizado para reponer volúmenes faciales perdidos o aumentar los existentes, atenuar ojeras, realizar rinomodelación, mejorar el cuello, el escote, el dorso de las manos, voluminizar mamas, glúteos, hombros, bíceps, tríceps, pectorales, gemelos, abdominales, genitales tanto masculinos como femeninos, y nuevas aplicaciones que van surgiendo día a día.

Ya sea en técnica reparadora o en estética, el tejido obtenido por liposucción se procesa por diferentes métodos, por una parte, para separar las células grasas de elementos indeseados, como líquidos anestésicos, glóbulos rojos, tejido conectivo, etcétera, y, por otro, para obtener macroinjertos, microinjertos, nanoinjertos o emulsiones, las cuales se depositan en el lugar de acción, se inoculan por retroinyeccion o se agregan a preparados como cremas o serum.

Por el momento, solo se utiliza el tejido graso del propio paciente, pero se están haciendo investigaciones de aplicaciones cruzadas, constituyendo tal vez en un futuro una posible donación como la de hemoderivados o de órganos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos