Estilo de Vida

Joven desempleado cobra por formarse en centros de pruebas COVID

Sebastián Pujador se forma durante horas, para ganar algunos pesos, pues se quedó sin trabajo.

La pandemia del coronavirus transformó la vida de miles, quizá millones, de personas.

Una gran cantidad de individuos alrededor del orbe vieron como su vida cambiaba, al quedarse sin trabajo, recibir un sueldo más bajo, además de sufrir las consecuencias de la crisis y la inflación.

Aunque con la llegada de las vacunas se ha tratado de transitar a una normalidad, lo cierto es que se cuentan por miles las personas que no tienen trabajo.

Joven se forma en filas de pruebas COVID para ganarse la vida

De esta forma, con la firme idea de ganarse el pan diario, un joven argentino ideó un nuevo “trabajo”, en plena pandemia del coronavirus.

Se trata de Sebastián Pujador, un chico de 29 años que se dedicaba a la albañilería hasta que se quedó sin empleo cuando el COVID-19 se encontraba en uno de sus puntos más altos.

Tarifa de 160 pesos

En entrevista para el medio local Diario de Cuyo, indicó que se ofrece para formarse en centros de pruebas de coronavirus, a cambio de 800 pesos argentinos, unos 7.6 dólares, por cada paciente.

Aseguró que comenzó a realizar esta acción cuando se quedó sin trabajo y, aunque no es mucho efectivo lo que ingresa, es suficiente para mantenerse día a día.

“Cobro 800 pesos por hacer fila, hay veces que se avanza rápido y puedo hacer dos o tres personas, pero otras veces sólo logro hacerle a una sola persona la fila”, indicó.

Inicios

Haciendo memoria, recordó que cuando su tío comenzó a tender problemas de coronavirus, entre bromas, indicó que podría cobrar a las personas para hacer fila. De esta manera, él sufriría las inclemencias del tiempo y el aburrimiento, a cambio de algunos pesos.

“Hice la publicación en las redes sociales de compra y venta, y empecé a realizar este trabajo”, dijo con satisfacción.

Además, relató que la forma de contratación es a través de plataformas como Facebook o Twitter, aunque algunas veces puede ser de voz en voz por recomendación de otras personas y que “me llaman a través de otros clientes”.

“Los días de mucho calor se hizo difícil hacer la fila, pero antes que no tener trabajo prefiero aguantar. Esos días, me llevaba agua fresca o compraba una gaseosa y hacía la fila. Peor es no tener nada”, dijo.

Pujador reveló que ha sido criticado, ya que para algunos se aprovecha del problema sanitario para sacar ventana, pero él lo ve como un trabajo, ya que sin eso no tendría para comer.

Tags

Lo Último


Te recomendamos