Entretenimiento

Historias detrás de la tragedia: joven sobrevive al terremoto de Turquía bebiendo de su orina

“Adnan, Adnan”, gritó la madre del adolescente cuando funcionarios lo rescatan tras 100 horas atrapado entre escombros

Adnan Muhammed Korkut pasó 100 horas atrapado entre escombros

Un joven de 17 años, Adnan Muhammed Korkut, superó lo que será una de las experiencias más fuerte de su vida. Pasó casi 100 horas atrapado bajo los escombros hasta que los grupos de rescate lo encontraron con vida y lo sacaron del hueco donde se encontraba.

El rescate ocurrió la mañana de este viernes cuando los operarios en Gaziantep, cerca del epicentro del terremoto que el pasado lunes devastó Turquía y parte de Siria, rescataron al adolescente atrapado en un hueco en el sótano de un edificio.

Familiares y amigos no perdían las esperanzas que se lograra rescatarlo con vida, cuando los funcionarios acceden al hueco y lo sacan, se escucharon gritos dando gracias a Dios y llantos de alegría porque Adnan estaba con vida.

Recomendados

“Adnan, Adnan, Adnan”, gritaba su madre desesperada al momento que sacaban al joven, quien al ver la luz expresó: “Gracias a Dios que han llegado”.

“Me bebí mi propia orina”

El video publicado en redes sociales por el diario El Mundo es muy emotivo y muestra a Adnan abrazado por su madre y por otras personas que se acercaron a él para acompañarlo de camino a la ambulancia. “Gracias a todos”, expresó el adolescente.

Los rescatistas le preguntaron: “¿Cómo sobreviviste?” Y Adnan le contestó que “fui al baño y me bebí mi propia orina (…) Así pude sobrevivir”.

Según el medio español, los equipos de emergencias llevaron a cabo varios rescates dramáticos en Turquía este viernes, sacando a varias personas, algunas casi ilesas, de entre los escombros cuatro días después de un catastrófico terremoto que deja más de 20.000 fallecidos.

Horas de trabajo, pero está con vida

El rescate de Adnan Muhammed Korkut, llevó intensas horas de trabajo para remover todos los escombros y abrir un boquete donde pudiera salir el joven, cuatros días después del terremoto de magnitud 7,8 que remeció la región fronteriza entre Turquía y Siria.

Para la madre de Adnan que su hijo este vivo es un “milagro” que agradecerá a Dios eternamente, así como el de una mujer y su bebé de tan solo 10 días de nacido que también pasaron 100 horas entre los escombros tras derrumbarse su casa con el sismo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos