Entretenimiento

Engañó a su novia diciendo que era futbolista profesional y lo metieron preso

El estafador de Tinder le quedó en pañales a este hombre que convenció a su pareja de ser una celebridad. Ella se sigue esperando por verlo debutar.

Engañó a su novia diciendo que era futbolista profesional y lo metieron preso

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a dos años de prisión por un delito de estafa a un hombre que engañó a su novia haciéndole creer que era futbolista profesional y tenía un contrato con el Levante UD para que ésta le diese 7.500 euros.

El procesado deberá devolver esa cantidad a la víctima, a la que mostró un contrato de trabajo y un extracto bancario falsos.

Vea acá: Evitó el gol con una mano al 94′, pero el cobro del penal fue aún más alocado

Sin embargo, el acusado ha sido absuelto del delito de falsedad en documento mercantil, porque los magistrados han entendido que dichos papeles no circularon en el ámbito legal.

Condenado y víctima se conocieron en junio de 2017 a través de una red social y, tras varias conversaciones, iniciaron una relación sentimental. Poco después el hombre, que residía en Las Palmas, se trasladó a vivir a la casa de su novia, en un municipio de la provincia de Valencia.

Según relata la resolución, hecha pública este martes por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, entre los meses de julio y septiembre de 2017 el condenado aparentó ser una persona solvente y le dijo a la víctima que tenía negocios en Marbella, que residía en una urbanización de lujo, que era jugador de fútbol profesional y que tenía depósitos bancarios con grandes cantidades de dinero en Andorra y en España.

Vea también: Goles agónicos de porteros hay muchos, pero este es el mejor: pecho y volea

Para construir esa apariencia, el hombre le pasó a la perjudicada una copia de un documento falso llamado “Acuerdo profesional de fútbol con el Levante U.D.”, en el que constaban sus datos personales, y un resguardo bancario, también falso, con un saldo de más de 96.000 euros.

Con la excusa de su falta de liquidez, porque tenía los ahorros a plazo fijo en el banco, el penado le pidió dinero a la víctima, que le entregó hasta 7.500 euros, repartidos en varias cantidades, con el compromiso de devolución.

Tags

Lo Último


Te recomendamos