Entretenimiento

Exesposo de Britney Spears fue detenido tras irrumpir en la boda de la cantante

El ex de Britney ingresó a la mansión de la cantante y fue detenido después

Jason Alexander, exesposo de Britney Spears, irrumpió abruptamente la boda de la cantante con Sam Asghari, un entrenador personal convertido en actor. Tras colarse en el evento, tuvo hasta que intervenir la Policía.

Jason transmitió en vivo en Instagram este jueves mientras se acercaba hacia la seguridad, diciendo que Britney lo había invitado y que ella era su primera y única esposa. Asó lo adelantó el portal especializado TMZ.

“Britney Spears me invitó aquí. Ella es mi primera mujer, mi única mujer. Soy su primer marido. Estoy aquí para parar la boda”, gritó a los agentes de seguridad mientras continuaba la emisión.

Aunque Alexander ingresó a la mansión de Brit, ubicada en el sur de California, fue retenido en los exteriores. “Nos dijeron que el Departamento del Sheriff del Condado de Ventura respondió a una llamada de intrusión”, reseñó el sitio estadounidense dedicado a las noticias sobre celebridades.

Alexander apoyó públicamente a Spears durante el movimiento #FreeBritney: De hecho, asistió a un mitin frente a un juzgado de Los Ángeles en agosto de 2020.

Britney y Jason se casaron en enero de 2004 en una ceremonia improvisada en Las Vegas. Luego rompieron solo 55 horas después.

La superestrella pop se casó este 9 de junio con Asghari en una ceremonia en Los Ángeles. La pareja ha estado comprometida desde septiembre de 2021.

Se conocieron en 2016 cuando Asghari coprotagonizó con Spears el video de su sencillo “Slumber Party”.

Este es el tercer matrimonio de Spears. Primero se casó con Alexander y el bailarín Kevin Federline, con quien comparte dos hijos, Sean Preston y Jayden James.

Al principio se conoció que la boda de hoy no contaría con la asistencia de la familia de la cantante.

A finales del año pasado la Justicia de California puso fin a la tutela por la que el padre de la cantante llevó las riendas de sus finanzas y vida personal durante casi 14 años, una situación legal tan controvertida que derivó en escándalo internacional gracias a la insistencia de los fans de Spears.

La artista, que ha vendido más de 100 millones de discos, ha recuperado su autonomía y pronto podrá hacer uso de su patrimonio de 60 millones de dólares, una situación radicalmente diferente a la de hace unos meses, cuando tenía que pedir permiso para salir de casa.

La primera decisión que tomó tras el fin de la tutela fue su compromiso con Sam Asghari, un bailarín al que conoció en 2016 durante el rodaje del videoclip “Slumber Party”.

Con datos de EFE

Tags

Lo Último


Te recomendamos