Entretenimiento

¿Adoradora del diablo? Pastor colombiano afirma que esta canción de Karol G alaba a Satanás

“Que Dios reprenda el pom, pom, pom, pom”

La onda de los 90 no volvió solo a la ropa, sino a los supuestos mensajes subliminales de las canciones. Esta vez un pastor cristiano colombiano, demostró que Karol G adora al diablo al encontrar “cosas ocultas” dentro de una de sus canciones más conocidas.

De hecho, el líder religioso, aparentemente originario del país, dice que La Bichota envía (hola, Shakira de 1999 o Metallica) mensajes subliminales a través de sus canciones.

Esta canción particularmente es Mi cama y el líder religioso analiza la letra en plena prédica.

“Dices que de mí ya te olvidaste y de tu mente borraste, cuando yo te hacía pom, pom, pom pom”, que es la primera letra de la canción. Y dice: “El Señor debe reprender ese pom pom”, porque al reproducir la canción de manera invertida, la “Bichota” estaría diciendo que adoren a Satanás.

“Pero vamos a escucharla invertida (…) dice ‘Oh, satán lleva tu cuerpo conmigo’” explicó.

Ahora bien, en el audio rescatado por la emisora Oxígeno, hay comentarios mayoritariamente de escepticismo, cómo no. Y otros que le apoyan.

“Estos pastores ya no saben cómo sacarle dinero a la gente”, “siempre con el mismo cuento, antes era con el rock y ahora con el reguetón”, “si prestan atención sí se oye la adoración al diablo” y “uno ya no sabe qué está escuchando” son los comentarios que se ven en la publicación que puede, oír, acá.

A su vez, Ana Saucedo, creadora de contenido de TikTok, también la acusó de poner estos mensajes en sus canciones.

“Bichota no es en realidad una mujer empoderada, hasta el mismo Bad Bunny explicó que la palabra es en realidad bichote y quiere decir como la gente de la calle, los que mandan en la calle”, declaró ella, para añadir que la gente quemada en realidad eran demonios.

“Cuídense mucho porque, aunque no lo crean, en todo eso hay un trasfondo espiritual”, dijo la mujer.

Karol G, bienvenida al club de los mensajes subliminales

Si bien los himnos de la “Bichota” son empoderantes (tanto que ya tiene sus dos nuevas canciones en el tip de los listados de Billboard”), la reguetonera se une al popular club de los 90 donde ciertos artistas y producciones culturales eran catalogadas de tener mensajes subliminales que adoraban a Satanás.

Todo niño que estudió en un colegio católico colombiano en los años noventa tuvo que interrumpir sus clases para que un demente le dijera que Pokemon, Dragon Ball y hasta el logo de los Chicago Bulls tenían mensajes que hacían adorar al supuesto “Diablo”. También, que Shakira y por supuesto, los grupos de rock, desde los Beatles, hacían lo mismo y que por eso no debían escucharse.

Así, más de un adolescente o niño fue víctima, pudo ser, de aquellos padres que se tomaron esas recomendaciones sin evidencia científica o creíble al pie de la letra y discos, programas y hasta muñecos fueron removidos de sus casas.

Esto prueba cómo la religión y el adoctrinamiento contribuyeron a la ignorancia de productos culturales que llevaban décadas y que prácticamente eran de universos que debieron estudiarse con más seriedad por las limitadas y muy prejuiciosas autoridades educativas colombianas de la época.

El manga viene de hace años, de la tradición artística de Japón como nación. Y la historia de los Beatles y otros grupos acusados de eso es más que “adoctrinar niños hacia el mal”.

Es hora de madurar.

Tags

Lo Último


Te recomendamos