Orgasmo femenino, el gran desconocido para muchos

Un 60% de mujeres ha fingido un orgasmo alguna vez en su vida. Los expertos reclaman un mayor grado de autoconocimiento y aceptación de los genitales.

Por Metro Ecuador

El orgasmo, bautizado como la petite mort, recuerda que durante unos segundos las mujeres entran en un estado de inconsciencia y plenitud, que muchas veces se hace demasiado corto.

Hoy, 8 de agosto, es el Día Mundial del Orgasmo Femenino. Según la Encuesta Nacional de Salud Sexual y Comportamiento elaborada por la Universidad de Indiana (EE UU), el 91% de los hombres experimentaron un orgasmo durante su último encuentro sexual frente al 64% de las mujeres.

La cifra disminuye si hablamos de la primera vez que se mantuvieron relaciones: el 55% de los varones lo consiguieron frente a solo el 4% de las féminas. Se calcula que el 10% de las mujeres nunca lo ha experimentado.

La presión por gustar, la incomunicación y las ‘ganas de acabar’ y dormir son las más presentes. Para una mujer alcanzar el orgasmo no siempre es una tarea sencilla, al menos tal y como nos lo ha contado hasta ahora el mundo del porno o nuestro entorno más próximo

La falta de estudios sobre la sexualidad femenina convierte el análisis del placer en un terreno pantanoso. «La investigación en cuestiones relacionadas con la salud de la mujer en general y la sexualidad en particular lleva un retraso de unos 20 años respecto a la de los hombres», compara a SincSusan E. Trompeter, profesora de Medicina en la Universidad de California en San Diego (EE UU).

Pero el problema de llegar al orgasmo es la falta de comunicación. En un estudio, publicado en el Journal of Sex Research y realizado con jóvenes heterosexuales de 19 años, las chicas reconocieron que era muy poco común hablar de cualquier tema relacionado con el orgasmo con sus compañeros.

El estudio reveló que a las jóvenes les preocupaba más no llegar al orgasmo por sus parejas que por ellas mismas. En el caso de los chicos, la mayoría se sentían responsables de que las chicas no consiguieran llegar a ese punto de placer. Según Salisbury, el orgasmo femenino era muy importante para la propia satisfacción sexual de los varones.

Otra investigación dirigida por la doctora Susan E. Trompeter demostró que las mujeres no «pierden» su sexualidad con la edad; las ancianas experimentaron niveles similares de satisfacción con los orgasmos a los de las jóvenes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo