logo
Noticias
Papa Francisco / Getty imágenes
Noticias 01/06/2021

¡Cambio en la Ley Eclesiástica! Se castigará a sacerdotes por abusar de adultos y grooming

Según la nueva ley, los sacerdotes que mantengan relaciones sexuales con cualquier -no sólo un menor o una persona sin capacidad de razonar- serán expulsados

Un acto histórico fue lo que realizó el papa Francisco al modificar la Ley Eclesiástica para criminalizar de forma explícita las agresiones sexuales a adultos por parte de sacerdotes que abusan de su autoridad. Además, se juzgará a los legos que ejercen labores en la Iglesia; pueden ser sancionados por delitos sexuales similares.

Los cambios más significativos se aplicaron en los artículos 1.395 y 1.398 del Código de Derecho Canónico del Vaticano. Se pretende corregir problemas y déficits en la gestión de abusos sexuales por parte de la Iglesia.

Las nuevas normas, que permiten reconocer que los adultos también pueden ser víctimas de sacerdotes que abusan de su autoridad, fueron publicadas tras 14 años de estudio. En las reformas también se incluye la sanción o castigo para los legos que ejercen labores eclesiásticas y abusan de menores o adultos.

Las nuevas normas permiten reconocer que los adultos también pueden ser víctimas de sacerdotes

Esta es la primera vez que el derecho canónico reconoce oficialmente como criminal el método utilizado por agresores sexuales para entablar relaciones con sus víctimas, con regalos y otras distinciones, para luego explotar sexualmente.

Grooming

El Vaticano, en respuesta a su estudio, también penalizó el grooming de menores o adultos vulnerables por parte de sacerdotes para incitarles a participar en material pornográfico. El engaño pederasta o conocido como grooming es una serie de conductas y acciones emprendidas por un adulto, a través de internet, con el objetivo deliberado de un menor de edad.

La reforma también retira buena parte de la capacidad de discreción que permitía a obispos y jerarcas de la Iglesia ignorar o encubrir los abusos

La reforma también retira buena parte de la capacidad de discreción que permitía a obispos y jerarcas de la Iglesia ignorar o encubrir los abusos, y deja claro que pueden afrontar responsabilidades por omisiones y negligencia a la hora de investigar y sancionar adecuadamente a los sacerdotes implicados en abusos, reseña el rotativo AP.

Sanción

Según la nueva ley, los sacerdotes que mantengan relaciones sexuales con cualquier -no sólo un menor o una persona sin capacidad de razonar- serán expulsados si utilizan “la fuerza, amenazas o abuso de su autoridad” para conseguir esas relaciones. Recalcar que también existe un Código Penal.

La ley no define de forma explícita qué adultos estarían incluidos, y sólo menciona a “uno al que la ley reconozca igual protección”. La reformas entran en vigencia el 08 de diciembre.

Sigue leyendo