Noticias

¿Tenía COVID? Probablemente producirá anticuerpos para toda la vida, dicen dos estudios

Muchas personas que han sido infectadas con SARS-CoV-2 que produce la COVID-19 probablemente producirán anticuerpos contra el virus la mayor parte de sus vidas, dice un artículo de la revista Nature.

Células inmunes importantes sobreviven en la médula ósea de las personas infectadas con el virus o inoculadas contra él, sugiere una nueva investigación.

El estudio indica que la inmunidad provocada por la infección de coronavirus será extraordinariamente duradera Además de las buenas noticias, “las implicaciones son que las vacunas tendrán el mismo efecto duradero”, según Menno van Zelm, inmunólogo de la Universidad de Monash en Melbourne, Australia.

“Una célula plasmática es nuestra historia de vida, en términos de los patógenos a los que hemos estado expuestos”, dice Ali Ellebedy, inmunólogo de células B de la Universidad de Washington en St. Louis, Missouri, quien dirigió el estudio, publicado en Nature esta semana y que se destacó también en The New York Times.

Los anticuerpos, proteínas que pueden reconocer y ayudar a inactivar partículas virales, son una defensa inmunitaria clave. Después de una nueva infección, las células de vida corta llamadas plasmablastos son una fuente temprana de anticuerpos. Pero estas células retroceden poco después de que un virus se elimina del cuerpo, y otras células de mayor duración producen anticuerpos: las células B de memoria patrullan la sangre en busca de reinfección, mientras que las células plasmáticas de la médula ósea (BMPC) se esconden dentro de los huesos, produciendo anticuerpos para décadas.

Personas contagiadas y luego inmunizadas ya no necesitarán refuerzo

El publicado en Nature es uno de los dos estudios que sugieren que la mayoría de las personas que se han recuperado de COVID-19 y que luego fueron inmunizadas no necesitarán refuerzos.

Personas nunca contagiadas necesitarán vacunas

Sin embargo, las personas vacunadas que nunca se infectaron probablemente necesitarán las inyecciones, al igual que una minoría que se infectó pero no produjo una respuesta inmunitaria sólida.

Las personas que se recuperan del COVID-19 leve tienen células de la médula ósea que pueden producir anticuerpos durante décadas, aunque las variantes virales podrían reducir parte de la protección que ofrecen.

El otro estudio, publicado en línea en BioRxiv, un sitio de investigación biológica, encontró que estas llamadas células B de memoria continúan madurando y fortaleciéndose durante al menos 12 meses después de la infección inicial.

Las células B de memoria producidas en respuesta a la infección con SARS-CoV-2 y mejoradas con la vacunación son tan potentes que frustran incluso las variantes del virus, lo que anula la necesidad de refuerzos, según el doctor Michel Nussenzweig, inmunólogo de la Universidad Rockefeller en Nueva York, quien dirigió el estudio sobre la maduració de la memoria.

“Las personas que se infectaron y se vacunaron realmente tienen una respuesta excelente, un conjunto excelente de anticuerpos, porque continúan desarrollando sus anticuerpos”, dijo el Dr. Nussenzweig. “Espero que duren mucho tiempo”.

El resultado puede no aplicarse a la protección derivada de las vacunas solamente, porque es probable que la memoria inmunológica se organice de manera diferente después de la inmunización, en comparación con la que sigue a la infección natural.

Te puede interesar:

Tags

Lo Último


Te recomendamos