Elecciones 2021: Gustavo Larrea piensa que el desarrollo económico sustentable sí es posible en Ecuador

Por Andrea Martinez

Pese a estar presente por varios años en la política ecuatoriana, es la primera vez que Gustavo Larrea, director del Movimiento Democracia Sí, lista 20, es candidato a la presidencia de Ecuador.

Para Larrea, el desarrollo sostenible es posible en Ecuador. Implica un cambio de país, para lo cual propone una serie de planteamientos basados en la política económica, donde la agroindustria es un punto clave.

¿Cómo describe su candidatura y la de su binomio?

Nos motivó la necesidad del país de impulsar un modelo de desarrollo económico que surja desde nuestras propias raíces. Es evidente que la fortaleza de nuestro Ecuador es ser agropecuario y acuícola, sectores que en medio de la pandemia demostraron, pese a la crisis económica, una mejora en las exportaciones.

Además, estos sectores generan empleo en todos los cantones y parroquias rurales del país, mientras que a nivel urbano tenemos una estructura productiva basada en la industria, servicios, artesanías, transporte, ventajas que no han sido aprovechadas adecuadamente.

Creemos que hay que atraer inversión financiera para fortalecer pequeñas, medianas y grandes empresas ecuatorianas. También habrá cabida para las extranjeras, pero es un mito que esto nos lleva al desarrollo. El desarrollo se da fortaleciendo las capacidad productivas propias.

Es por eso que debemos dar un gran salto de la producción agropecuaria a la industrial. Eso nos lleva a Alexandra Peralta como binomio, por su conocimiento productivo y de la economía en general; además por ser una mujer comprometida con la inclusión y la justicia social.

 

De su plan de Gobierno, ¿qué aspectos se cumplirán de forma inmediata en caso de ser proclamado como Presidente?

La primera acción de política económica y social es inmunizar de forma masiva a la población de la Covid. Es necesario para recuperar la salud y cerrarle la puerta a los problemas que nos ha generado a nivel educativo y en la economía. No vamos a recuperar el empleo ni reabrir empresas si no tenemos a la población vacunada. Este Gobierno ha dado los primeros pasos, pero nosotros al menos buscaremos vacunar a 10 millones de ecuatorianos.

No es fácil porque se requiere un esfuerzo y también apertura. No solo hay vacunas en Inglaterra sino también en otros países, como China y Rusia. Hay que permitir traer vacunas que ya están disponibles en el mundo y salir de esta crisis sanitaria. Todo el aparato de la diplomacia ecuatoriana debe poner el hombro para este fin, incluso la empresa privada, que si tiene las posibilidades de importar vacunas hay que dar las facilidades. Se trata de usar todas las fuerzas del país para solucionar este problema.

La segunda es la constitución de un fondo de reactivación económica. No vamos a reactivar empresas cerradas, si no tenemos líneas de crédito de no menos de 6 mil millones de dólares, a 10 años plazo, un año de gracia e interés de menos del 5%.

Tenemos que constituir este fondo, vamos a tener que recurrir a líneas de crédito de multilaterales que no son para los Estados, sino para la gente, las cuales nuestros gobiernos no optan por ellas, sino prefieren el endeudamiento externo.

Pero también recurriremos a la cooperación y a la banca internacional. Este fondo ya tiene algunos recursos de la CAF y del Banco Del Pacífico, que son como mil millones de dólares que podrían entrar en este programa. También están los fondos del Biess, que si bien no serán parte de este fondo, son recursos importantes, dado que hace poco se anunció una inversión en crédito de USD 3.600 millones y mil adicionales que han sido gestionados y pueden utilizarse en vivienda.

La Cámara de la Pequeña y Media Industria de Pichincha también ha avanzado en esta línea y hay aproximadamente al menos USD 500 millones gestionados por ellos y podría llegar hasta mil millones.

También hay acciones de mediano plazo. Hay que aperturar el país a la banca internacional y se requiere gestión, crear condiciones y hacer otras líneas como repatriación de capitales. Son más de USD 40 mil millones que ganan menos del 1% en otros países; pero sé sería atractivo que en Ecuador puedan ganar un 4% o más. Es por eso que mandaremos ese proyecto consensuado para lograr que al menos USD 2 o 3 mil millones retornen.

También hay que traer dólares y eso significa apertura, no solo con política financiera sino también con una política de incremento de exportaciones. Por eso la importancia de pasar de lo agropecuario a lo agroindustrial. La diferencia de una tonelada de atún procesado, es seis veces más el precio que un atún no industrializado,  además de generar miles de empleos.

Eso es desarrollo económico, contrario a crecimiento económico. Hay que dar el salto al desarrollo económico basado en producción sostenible, sustentable, y esa es nuestra propuesta más importante.

 

¿Cuál es el principal problema del país y qué solución concreta persigue?

La corrupción es uno de los problemas del país, no el único, tenemos la crisis sanitaria y el desempleo. A largo plazo hay que hacer una modificación del sistema educativo de forma integral, no solo porque es necesario tener educación vinculada a la producción, sino para formar en valores humanos. El mundo no es tener sino ser, crear en beneficio de la sociedad. Hacer plata te puede llevar a la corrupción porque es hacerlo de cualquier manera, en lugar de hacerlo con trabajo y honradez.

Lo otro son cambios de mediano y corto plazo, como la modificación de la Ley de Contratación Pública, la cual ahora no es suficiente. Ahora solo se tiene control cuando ya se ha finalizado el proceso, cuando se deben detectar anomalías desde el inicio. Eso hay que parar en seco, la política no tiene que ser el acto de la indignidad sino de la ética.

Nuestra línea es acabar con el Sercop y todos los inventos que se hicieron para centralizar la compra pública y lograr el acceso de toda la ciudadanía. Además, se necesita consolidar una Contraloría y una Fiscalía independiente.

 

¿Cuál es el enfoque de su campaña electoral y cómo avanza la difusión de su plan?

Ha sido muy difícil explicar el programa en medio de la pandemia. Los debates fueron importantes para saber lo que cada uno propone, hay gente que está preparada para esta lid y otros que no lo demostraron.

Creo que esos debates a futuro consolidarán la democracia, basados en propuestas serias con las que uno se identifique.

 

Un último mensaje para los ciudadanos

¿Es posible llevar al Ecuador al desarrollo económico sustentable? Sí, con justicia social, inclusión para los 17 millones de ecuatorianos, superando la discriminación, violencia de género, con respeto a la población diversa y con orgullo de lo que somos.

Eso nos va a llevar a tener un país digno, desarrollado, soberano y justo. No es cuestión de cambiar un presidente sino de cambiar un país.

Loading...
Revisa el siguiente artículo