Christopher Lacy: “Las marcas seguirán contando sus cuentos de hadas, pero lo importante es a quién pondrán en él”

El consultor estratégico de grandes marcas de moda y maestro en Parsons The New School of Design, habló con Metro sobre el futuro del retail en el marco de FASHINNOVATION 2020.

Por Luz Lancheros

Christopher Lacy ha sido consultor estratégico para varias marcas. Entre ellas, Armani, Gucci y Donna Karan. También ha trabajado con Barneys Nueva York y otras instituciones que a través de la moda generan impacto social. Actualmente, tiene su propia consultoría y es docente a tiempo completo en Parsons The New School of Design, además de ser el fundador del podcast Retail Revolution. Christopher Lacy: “Las marcas seguirán contando sus cuentos de hadas, pero lo importante es a quién pondrán en él”

Lacy habló con Metro sobre lo que espera para FASHINNOVATION 2020 y sobre el futuro de la moda.

 

Christopher Lacy: “Las marcas seguirán contando sus cuentos de hadas, pero lo importante es a quién pondrán en él”

Ya desde antes de la pandemia se hablaba de la muerte del retail. ¿Cuál será su futuro? 

Creo que el primer cambio con la pandemia fueron los cambios en las cadenas de suplemento y un sentimiento hacia cambiar las prácticas y comportamientos de la industria. Pero lo que veremos en el futuro, probablemente en dos años, es más marcas manufacturando y vendiendo de forma local, así como los consumidores también lo harán de esta forma debido a lo que ha pasado con los envíos globales.

Ahora, hablando desde una perspectiva de crisis de administración, la pregunta es, cómo se manejará esto si pasa de nuevo, y cómo globalmente se pueden unir fuerzas para sobrellevarlo.

Para muchas personas será algo malo, pero también será una oportunidad para la sostenibilidad y espero que también sea una manera de mejorar las condiciones laborales.

¿Cómo va a cambiar el lujo? El elitismo blanco aspiracional no funciona. Se vio más que todo en los eventos posteriores al asesinato de George Floyd y lo que sucedió con Black Lives Matter.

Una de las cosas que siempre señalo, sobre todo en lo referente a Black Lives Matter, que el mercado de lujo frente a ese tema no es solo estadounidense, teniendo en cuenta que el 92% de sus marcas está en Europa y que todavía cuestionamos lo que hizo Marni hace un mes, por ejemplo, al contratar a un fotógrafo afrobrasileño y por qué. Y cómo esas fotos que él hizo cambian la representación de cómo se ve un cuerpo negro. Sí, es un asunto global.

Este mercado se va a reestructurar, en cada organización, sobre todo cuando estás educando a la gente y estás comprometido con tus consumidores. Y esto es importante porque si miras quién está manejando la cultura de la moda, debes saber de dónde viene. 

Esa es una parte. Ahora, si miramos cómo los consumidores van a gastar, y esto implica darle al consumidor información sobre los cambios. Porque si las compañías van a ser más sostenibles e inclusivas, este querrá saber de dónde viene esto. Y dentro de esas prácticas también se verá la transparencia de precios.

Entonces, si el producto cuesta 2000 dólares, la gente querrá saber quién lo hizo, de dónde viene, si los procesos para crearlo fueron éticos, y por qué. Y son cosas que la industria del lujo tendrá que abordar pronto.

Se habla de un futuro más sostenible, pero la gente sigue comprando fast fashion. ¿Cómo entender esto? 

El fast fashion existe por dos razones. Una, la gente quiere probar algo nuevo, fácil de ponerse, y hacer parte de la tendencia, porque eso es lo que hace la moda rápida. La única forma en la que esta dinámica  cambie, es que los diseñadores y creativos eduquemos a los consumidores sobre por qué es importante consumirla.

Y ahí va de nuevo cuestionar quien hizo tu ropa y cómo son los procesos que mucha gente no conoce. La otra parte de esto es que muchos gobiernos deben estar involucrados en este proceso.

Ahora bien,  el fast fashion existe por razones socioeconómicas. Si eres una madre soltera y tienes tres hijos, por ejemplo, o si miras los ingresos de una ciudad como Nueva York este año, son muy bajos para lo que cuesta vivir ahí.

Si eres una persona en esas condiciones, con un solo ingreso, compras por necesidad, en lo que menos piensas es en la sostenibilidad. Es pensar en cómo cubrir la necesidad de vestirse para un nuevo año escolar, u otros motivos. Punto.

Y nunca hablamos de por qué el fast fashion existe. Y si hablamos de esas condiciones, hay que hacer productos para gente en esos contextos socioeconómicos.

El lujo, por ejemplo, existe también por la aspiracionalidad de la gente de clase media y así, en esos mismos términos, tenemos que hablar de la existencia de la pronta moda.

¿Morirá lo aspiracional tal y como lo conocemos? 

Pienso mucho sobre esto y pienso que esto pasará en dos maneras: si eres una marca de lujo con legado, como Chanel, no necesitas reinventar el relato porque está asociada a Francia y su relato cultural y su storytelling es sustraerse de la vida cotidiana y eso es parte del lujo, toma expectativas y aspiraciones y las vende.

Pero lo que tiene que cambiar es a quién mostramos en ese cuento de hadas, usando esa ropa y ese bolso. Y ahí vemos a un nuevo consumidor, que viene una generación más multicultural que nunca y quiere ver que esas marcas hablen de diversidad.

Tenemos una industria de la moda que ha excluido a las personas por color, edad, raza, talla – lo más grande es una 16 y crean para tí personas de talla cero o dos- y por eso es importante hablar de estos temas sin dejar atrás la fantasía. Y las marcas que puedan hablar de esto no lo tendrán difícil a la hora de obtener nuevos clientes.

¿Cómo ves el futuro de los creadores que ahora están en las escuelas de moda? 

Tengo que decirte, es difícil, pero siempre hay oportunidades en todo, creo yo.  Y sé que cundo hay un problema, una solución ocurre. y en estos seis meses, enseñándoles a mis estudiantes, ellos me han inspirado, porque ellos ven a la moda como podría ser y no están limitados como muchos de nosotros lo estuvimos en el pasado y por ejemplo, están investigando cómo transformar textiles para hacernos más saludables y cómo, desde la perspectiva del diseño, lo que crean contribuye a un mundo mejor.

Están pensando en cómo sus diseños podrían construir comunidad y cómo crear productos que se relacionen con el bienestar.  Y es un gran cambio, porque el producto en el que piensan no es solo para vestir y eso es extremadamente emocionante.

¿Porqué te uniste a Fashinnovation? 

En Parsons nuestro ADN es sostenibilidad. Y Jordana, desde la primera vez que la vi en un panel, y luego habló conmigo en mi podcast Retail Revolution, sobre Fashinnovation, mostró que quería unir a gente que literalmente está trabajando por cambiar el mundo, no solo hablando de ello. A la gente que está siendo parte activa de esto.

Y con el hecho de  conocer a alguien con esa visión, era imposible no unirse a su propuesta. Y amo esto, porque he hablado con otras personas que quieren cambiar al mundo y que están claras con su propósito:  eso es lo que más amo de Fashinnovation.

¿Por qué crees que es tan importante un evento como este? 

A veces es muy fácil seguir en tu burbuja. Y cuando miras a conferencistas que están en eventos como Fashinnnovation, ves distintas visiones del mundo. Eso es exactamente lo que es la inclusión y la diversidad, que no se trata sobre personas diferentes sino sobre las voces de todos siendo escuchadas.

Y se trata de oír estas conversaciones y aún así coincidamos, aprendo cosas que no sabía antes. Eso es más poderoso. Y cuando hablamos así de cambios sociales, esas son las cosas por las que debemos abogar.

Loading...
Revisa el siguiente artículo