La obesidad aumenta probabilidad de morir por COVID-19

Por Anna Longares

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2016, más de 1.900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso; de esa cantidad, 650 millones aproximadamente eran obesos. La última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) de 2018 data que el 64,68% de la población en Ecuador de entre 19 y 59 años tiene sobrepeso y obesidad. Esta última es una enfermedad crónica no transmisible y quienes la padecen tienen mayor riesgo de morir al contagiarse de COVID-19, así de claro lo dijo el doctor Harold Aguirre Herrera, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Obesidad (ASECOB).

"Las estadísticas arrojan que más del 50.9% de la población ecuatoriana tiene sobrepeso y obesidad. Esto se debe a la mala alimentación, falta de ejercicio y carencia de educación nutricional", explicó Aguirre Herrera. Al mismo tiempo recalcó que los pacientes COVID-19 obesos son los principales candidatos a ser ingresados a terapia intensiva. "Y tienen mayor riesgo de morir, aún cuando utilicen un respirador porque la obesidad es un proceso inflamatorio crónico -asociado con una veintena de enfermedades- que baja las defensas. De hecho, la causa más grave de fallecimiento por obesidad es la insuficiencia respiratoria", explicó el doctor en conversación con este diario.

Obesidad/imagen referencial Obesidad/imagen referencial / Getty Images

Para hacerlo más claro, Aguirre Herrera -que además es Director del “Centro Superior de Pedagogía en Ciencias de la Salud”, en la Facultad de Medicina Universidad Central del Ecuador- repasó que quienes padecen de obesidad poseen en el tórax gran cantidad de grasa que impide respirar adecuadamente y ventilar de forma correcta. "Por tal motivo es que al ser positivos al virus, la probabilidad de mortalidad es aún mayor", apuntó.

Con el doctor coincide el jefe de las Unidades de Obesidad de Quirónsalud Valencia y Alicante (España) Carlos Sala, quien en una entrevista  publicada por EFE apunta que la obesidad es "el factor de riesgo con peor pronóstico en la infección por COVID-19 junto con la edad, la hipertensión y la diabetes". Y refirió que diferentes estudios internacionales constatan que el 65 % de los pacientes ingresados en UCI por el virus son obesos, con un índice de masa corporal superior a 30.

Sobre lo expuesto en el párrafo anterior, el doctor Aguirre Herrera aseguró que en Ecuador -aunque no hay cifras oficiales publicadas- ha visto que los pacientes COVID-19 que terminan en terapia intensiva, el 50 o 60% son obesos y tienen edades entre los 50 y 60 años. "Son más vulnerables las personas de dicha edad y más aún si tienen antecedentes de riesgo como tabaquismo, alcoholismo y enfermedades preexistentes", sustentó.

El doctor Aguirre Herrera, en una conferencia transmitida por Facebook detalló que la obesidad está ligada a enfermedades como cáncer de mama, de útero, de próstata, de riñón y otros. También se asocia con problemas respiratorios e infecciones generales. "Los obesos tiene hipertensión arterial, diabetes, infartos del corazón y cerebral, embolia cerebral, flebitis, artritis, artrosis, e hígado graso", añadió.

Según el experto, la obesidad en el ámbito mundial se incrementó desde que inició la pandemia, ya que las personas al someterse a un confinamiento estricto comenzaron a desarrollar estrés y ansiedad que las llevó a comer de más y de una forma inadecuada. "La gente con la cuarentena engordó por comer a deshoras, alimentos fritos y altos en grasa y hasta abandonaron ejercicio", lamentó.

Imagen referencial Imagen referencial / Getty Images

De más no está recomendar a los ciudadanos acudir a un nutricionista y llevar una alimentación balanceada a base de frutas y verduras, acompañada del consumo de abundante agua. Que incluso, la OMS sugiere que los hombres deben beber al menos 13 vasos de agua al día mientras que las mujeres por lo menos nueve vasos. El equivalente es un promedio de ocho vasos de agua durante 24 horas.

¿Cómo identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos?

La OMS define el sobrepeso y la obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos se debe hacer el cálculo matemático del índice de masa corporal (IMC). Este es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla.

Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2). Ejemplo: peso 82 kg./ estatura=1.82 metros. Entonces sería 1.82×1.82=3.31.  Con ese resultado, la operación va de la siguiente forma: 82/3.31=24.77 kg.m2.

Una persona, al conocer su IMC debería tomar en cuenta los siguientes indicadores que explica Aguirre Herrera. Si el IMC es de 30 a 35 ya se clasifica como obesidad grado 1, si es de 35 a 40 obesidad grado 2, y de 40 en adelante es obesidad mórbida.

Lea en otros temas:

En video: ¿El mundo se volvió más obeso?

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo