Quito: Estudiantes viven con temor por regreso de profesora que los habría maltratado

Por Michelle Cardenas

Niños que habrían sido abusados por una profesora en la Unidad Educativa Fiscal Mejía, en Quito, tienen temor por el regreso de la docente a la institución.

Los padres de familia habían denunciado los maltratos de los que fueron víctimas algunos de los alumnos. Entre las acusaciones explicaban que la profesora (Ana María S.L) les amarraba, tapaba la boca y lanzaba máchica. Ese y otros maltratos son los que revelaron algunos de los estudiantes.

Tras conocerse los diferentes casos, los padres de familia que denunciaron lo ocurrido, lograron que la profesora sea retirada de la institución. Sin embargo, 90 días después de su ausencia, la docente ha regresado a impartir clases nuevamente, un hecho que cuentan que ha provocado que el temor de los alumnos esté presente otra vez en ellos.

Una madre de familia (Daniela, nombre oculto) habló con Metro y contó el relato de su hijo (Matías, nombre oculto), quien asegura que fue víctimas de los maltratos.

En el informe de la psicóloga que asistió al niño de 10 años, el pequeño cuenta que "la profesora nos amarraba en la silla con cinta adhesiva y nos tapaba la boca con masking, nos dejaba ahí entre dos a tres horas".

También nos pidió una teta y ají", prosiguió el pequeño, "en la parte de atrás del aula estaban los cartones de leche. Ponía eso con el ají en la teta y nos decía que si pedíamos permiso para el baño nos iba a dar de tomar eso. Nadie salía del salón".

Matías explicó también que cuando él se portó mal, "la profesora me gritó frente a todos que soy un patón. Me dejaba sin recreo o nos sacaba con otros amigos. Sí veían algunos docentes lo que nos hacían, pero ellos nunca dijeron nada".

Además, el menor señala que ya no quería tener clases con la docente, "no entiendo por qué la profesora quería que este año nos toque otra vez con ella. Nos quería seguir maltratado. No sé por qué ella siempre decía que es buena, que es psicóloga, que tiene muchas demandas y que si alguien le avisa a los padres lo que nos hace, les va a meter presos y los matará".

La madre explica que al igual que él, otros alumnos han denunciado los maltratos. Incluso, uno de sus compañeros había realizado una carta donde explicaba que se suicidaría por el dolor que sentía tanto de él como de sus compañeros.

Daniela indicó que su hijo "llegaba hecho pipí y popó. En las noches mojaba la cama y se comía las uñas, ya no era como antes, ahora estaba triste y nada alegre. Además, el anterior año bajó de notas".

Por todo ese temor que vivieron los niños y los relatos, los denunciantes lograron que la profesora sea suspendida para la tranquilidad de sus hijos. Sin embargo, tres meses después, ya en febrero, Ana María S.L regresó a la institución, una situación con la que no están conformes los padres de familia, pues ahora sus hijos ya no "quieren ni salir a recreo" por el miedo.

Yo no quiero que mi hijo y todos los demás niños sigan sufriendo maltratos por parte de esta docente" finalizó la madre.

Sybel Martínez, vicepresidenta del Consejo de Protección de Derechos de Quito, explicó, en NotiMundo a la Carta, que la denuncia fue prácticamente ignorada por el Ministerio de Educación. Pues las autoridades concluyeron que no existían pruebas suficientes para castigar a la presunta agresora.

Sin embargo, los testimonios y evidencias que mostraron las víctimas y sus padres eran suficientes no solo para sancionar a la docente, sino, también para iniciar una acción penal, en la Fiscalía, por posible tortura, añadió Martínez.

Puedes ver

Loading...
Revisa el siguiente artículo