Comunicación y Comportamiento no Verbal

Por Metro Ecuador

María Eugenia Molina, es consultora, académica e investigadora, actualmente se encuentra realizando su tesis de Doctorado (PhD) en Comunicación Social, sus líneas de investigación son la Comunicación Estratégica para la Prevención y Gestión de Crisis, la Comunicación Política y la Comunicación no Verbal, además, es Magíster en Comunicación Organizacional y Licenciada en Comunicación Social.

La Comunicación no Verbal es la acción de transmitir mensajes sin que medien las palabras, es el arte de expresarse sin hablar, este tipo de comunicación la realizamos permanentemente y en cada uno de nuestros actos cotidianos.

De qué manera nos ayuda la Comunicación no Verbal en nuestro día a día

La comunicación no verbal nos ayuda a desarrollar y mejorar nuestras habilidades sociales, habilidades directivas, habilidades de negociación, mercadeo, liderazgo, oratoria, detección de mentiras, entrevistas laborales, atención al público y, ante todo, para mejorar nuestras relaciones interpersonales en general.

La experta sostiene que mediante nuestro cuerpo expresamos mucho más que con las palabras, la influencia de la comunicación no verbal es muy poderosa, tanto que el 70% de lo que comunicamos lo hacemos de manera no verbal.

Este tipo de comunicación es innata en los seres humanos y está relacionada directamente con las emociones, que son reacciones a ciertos estímulos, hay básicamente seis emociones: alegría, tristeza, miedo, ira, sorpresa y asco. Por ejemplo, se dice que hacen falta menos de dos segundos para saber si alguien nos cae bien o no, eso es un acto emocional más que racional.

Aunque no digamos una sola palabra, cada una de las expresiones de nuestros cuerpos están comunicando, las miradas, la postura, la forma como nos vestimos, los colores que usamos, el peinado que tenemos, la manera de sentarnos, todo comunica, el silencio, muchas veces, comunica más que un largo discurso.

El filósofo francés Pierre Thuillier, a este respecto expresó la siguiente frase: Lo que no se dice, lo que no se escribe, lo que no se expresa, tiene ciertamente tanta o más importancia, que lo que se dice, se escribe o se expresa.

Tipos de comunicación no verbal

La académica menciona que, cada momento del día emitimos miles de señales y comportamientos no verbales de varios tipos, así tenemos: la comunicación paralingüística que representa todas las cualidades no verbales de la voz como tono, timbre, velocidad con la que se habla, modulación.

La comunicación proxémica que tiene que ver con el uso del espacio personal que hace nuestro cuerpo, es decir, las relaciones de proximidad o alejamiento, distancia que tenemos para dirigirnos a otras personas, así: distancia íntima, cuando estamos muy cerca a nuestro interlocutor, generalmente la usamos con nuestros familiares más cercanos; distancia personal, la utilizamos con amigos o en nuestro sitios de trabajo; distancia social, con quienes no tenemos mucha cercanía o confianza; la distancia pública que es para cuando nos encontramos caminando en la calle o en contextos desconocidos.

Existe también la comunicación kinésica que constituyen los gestos y la postura corporal que usamos generalmente para enfatizar o apuntalar lo que estamos expresando verbalmente, así por ejemplo, utilizamos gestos ilustradores para recalcar lo que verbalmente estamos diciendo, si queremos decir que vamos a mencionar dos temas, hacemos la señal de dos con los dedos; gestos emblemas, los que todos conocemos su significado, los usamos de modo intencional, por ejemplo, el pulgar levantado para indicar que estamos de acuerdo o para indicar algo positivo, la mano en el pecho para cantar el himno, mover la cabeza en señal de aprobación o desaprobación, etc.

Los gestos reguladores que son los que nos ayudan a organizar la comunicación, por ejemplo, si alguien nos pide hacer uso de la palabra, hacemos un gesto con la mano indicándole que puede hablar, o cuando deseamos terminar una conversación hacemos con las manos un gesto de que ya no va más, o el gesto de un policía o militar para saludar a un compañero, llevando su mano a la sien.

Los gestos adaptadores que nos ayudan a tranquilizarnos, a manejar nuestras emociones, por ejemplo, mientras hablamos y si estamos muy nerviosos empezamos a jugar con un bolígrafo, o acomodarse la corbata los hombres, las mujeres a jugar con el cabello, esos son gestos que demuestran nerviosismo.

María Eugenia Molina afirma que, para que la comunicación fluya, logre su objetivo de transmitir el mensaje y de que sea correctamente interpretado, es necesario que tanto lo verbal como lo no verbal, se encuentren en sintonía, de lo contrario el mensaje puede llegar tergiversado a nuestro interlocutor, es mejor evitar dar señales contradictorias.

María Eugenia Molina María Eugenia Molina / Cortesía

Por ejemplo, si alguien hace atención al cliente y le da un saludo de bienvenida, pero sin despegar sus ojos de la pantalla del computador, no está acompañando su discurso con su comunicación no verbal, no se trata de anular nuestras expresiones, si no de apoyarnos en ellas para enfatizar el discurso, mostrar una mirada franca, una sonrisa sutil, gestos sinceros son la mejor manera de poner en sintonía nuestra comunicación verbal con la no verbal. El lenguaje corporal complementa, reafirma o contradice.

Cómo leer el lenguaje no verbal

Aunque no existe un indicador de conducta infalible para detectar una mentira, las investigaciones demuestran que, cuando una persona miente reduce drásticamente la utilización de gestos ilustradores, o que no miran a los ojos, o, al contrario, que sostienen demasiado la mirada, también se dice que abusan de gestos adaptadores, pestañeo excesivo, tensión en la mandíbula, fruncir el ceño, detener la respiración.

Hay algunas otras lecturas del comportamiento no verbal, por ejemplo:

Levantar las cejas puede ser signo de desconfianza

Elevar o disminuir el tono de voz es signo de interés en lo que dice y/o escucha

El contacto visual muestra interés, pero puede también ser signo de amedrentamiento, depende del contexto

Cruzar las piernas frente a un auditorio o durante una entrevista es signo de resistencia, falta de apertura

Tener los puños cerrados o los dedos en posición de garra al momento de presentarnos en público manifiestan fuerza, molestia, ira contenida, este tipo de comunicación no verbal impacta inmediatamente en quienes observan tales manifestaciones.

Movimientos continuos en las piernas muestran estados inestables o de tensión

Recomendaciones para mejorar el lenguaje no verbal

Manejo de un adecuado tono de voz y respiración tranquila

Conocimiento pleno del tema y del mensaje que se va a expresar

Evitar movimientos excesivos de la cabeza y las extremidades

Controlar la mirada

Procurar que los gestos y expresiones estén en relación con lo que manifestamos verbalmente.

Para que la comunicación fluya y llegue de mejor manera, es necesario que tanto lo verbal como lo no verbal se encuentren en sintonía.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo