La isla Puná tendrá agua potable

La Alcaldesa Viteri inauguró este lunes 29 de julio la primera etapa de la planta desalinizadora que proveerá de agua potable a los pobladores de Puná. La obra resuelve el problema de calidad de agua de la isla Puná.

Por Eva Acosta

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, acompañada del exalcalde Jaime Nebot, inauguró este 29 de julio la primera etapa de la planta desalinizadora, por ósmosis inversa, que producirá agua para el consumo de los pobladores de la isla Puná.
La obra fue una vieja aspiración del exalcalde Nebot y un sueño alcanzado por Cynthia Viteri y como dijo el exalcalde es un compromiso cumplido teniendo lustros, “no cuenteando a la gente sino sirviendo a los pobres”.
Con la obra que se inauguró, Interagua, Veolia, EMAPAG-EP y la Alcaldía de Guayaquil resuelven el problema de calidad de agua de la isla Puná y promueven el desarrollo de proyectos de alto componente tecnológico acordé a las necesidades y particularidades de cada sector.

Más obras y servicios
En su intervención, la alcaldesa Viteri dijo que ahora tiene agua potable Puná igual que Posorja y Tenguel, y anunció que está contratada la primera lancha ambulancia de las dos que tendrá la isla, la otra será a través del Cuerpo de Bomberos, y los pobladores podrán llevar a sus enfermos hasta los hospitales de Guayaquil completamente gratis.
Asimismo, indicó que está en proceso de contratación el techado para la cancha y gradas, y el próximo año se construirá el Hospital del Día porque es el inicio del despegue de Puná que será transformada en la primera isla ecológica de Guayaquil.

Dos meses sin pagar consumo
Otra de las noticias importantes para los pobladores fue el anuncio que hizo el gerente de Interagua, Frédéric Certain, quien informó que durante los dos próximos meses, las planillas se emitirán sin consumo porque no se cobrará la distribución del líquido que se entregará entre 6 y 8 horas diarias porque es en la segunda fase de este proyecto, que los habitantes tendrán agua las 24 horas del día.
La obra tuvo un costo de más de 4 millones de dólares para atender a 5.000 habitantes de la isla y fue un desafío tecnológico y logístico que se hizo con una visión global donde se apuesta al firme desarrollo de Puná.
La alcaldesa Viteri llegó acompañada del ex alcalde Jaime Nebot y del vicealcalde Josué Sánchez.

Estuvo también presente el embajador y cónsul de Francia, Jean Baptiste Chauvin y Thierry Souët, respectivamente; el gerente de Interagua, Frédéric Certain; el presidente del directorio y gerente de la Empresa Pública Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (EMAPAG-EP), Andrés Mendoza y José Luis Santos, respectivamente; la viceprefecta del Guayas, Susana González; y de los concejales Luis Almeida y Luis Murillo.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo