Hoy se conmemora el Día Mundial del No Tabaco y Metro Ecuador conversó con el Dr. César Delgado, Neumólogo del Hospital Metropolitano, para provocar una reflexión en la gente sobre los peligros de esta dependencia a la nicotina.

Según el experto, el tabaco es la principal causa de muerte prevenible y genera graves enfermedades cardiovasculares y pulmonares. Además, todos los tipos de cáncer están ligados al consumo de tabaco.

“El tabaquismo es como el alcoholismo o cualquier otra dependencia. La adicción a la nicotina se compara a la de las drogas duras. Por eso, el tratamiento de cesación de tabaco en quienes tienen dependencia física a la nicotina, es un proceso difícil que requiere un enfoque multifocal”, señala Delgado.

Ventajosamente, no todas las personas que fuman tienen dependencia física a la nicotina.

Históricamente, las tabacaleras han laborado en estrategias de mercadeo que impulsan a fumar desde la adolescencia. El doctor Delgado pone un ejemplo: “Si un niño mira a su superhéroe favorito fumando, querrá hacer lo mismo. Hoy en día esas publicidades son mucho más reguladas”, dice.

El médico explica que la gante con dependencia consume más tabaco porque cuando sus niveles de nicotina en la sangre bajan, necesitan fumar otro cigarrillo para mantener los niveles de nicotina en la sangre. De no hacerlo, experimentan una sensación de nerviosismo, palpitaciones y sudoración.

Gracias a la Organización Mundial de la Salud (OMS), se desarrolló el convenio ‘Marco’ que fue una estrategia que presentaba alternativas al agricultor para no sembrar tabaco y restringía la publicidad dañina. También daba mensajes gráficos de advertencia en las cajetillas y optó por incluir más impuestos al tabaco.

“El consumo aún es prevalente, sobre todo en los países de menor ingreso per cápita y en los estratos sociales bajos”, señala el galeno.

Según los estudios, el 25% de la población a nivel global fuma, pero pocos desarrollan dependencia fuerte. Los tabaquistas ocasionales no están libres de complicaciones médicas y todo fumador tiene riesgo de problemas, desde estéticos como coloración de los dientes; arrugas y manchas en la piel; hasta problemas de salud personales y de entorno.

Los hijos de un tabaquista tienen mayor riesgo a desarrollar asma y problemas respiratorios. Los fumadores secundarios tienen el mismo riesgo de desarrollar enfermedades que el tabaquista activo. El tabaquismo es un problema sanitario porque aumenta el desarrollo de enfermedades crónicas.

“Si la carga de tabaco es pequeña, será más sencillo dejarlo. Solo la voluntad personal es suficiente. Generalmente, cuando hay recaídas es signo de que existe dependencia física a la nicotina, entonces hay que visitar a un especialista”, señala el especialista.

Algunos médicos han desarrollado su práctica en el tema de la cesación tabáquica, manejo que debe ser personalizado. Quienes ya están metidos en el tabaco deben realizarse chequeos para ver si pasan por alguna complicación de salud que les podría hacer reflexionar.

También se hace tratamientos conductuales incluso con psicólogos. “A veces aprendes a hacer cosas con el tabaco, como escribir mientras fumas. Con esos tratamientos se lleva a cabo ejercicios para no depender del tabaco”, dice el médico. Si hay una dependencia física a la nicotina, se usa formas limpias de nicotina en parches, caramelos o sprays en dichos tratamientos. Se aplica dosis pequeñas de nicotina para que el paciente se vaya deshabituando de a poco, sin traumas.

En ocasiones, se hace un proceso conductual más un tratamiento de reemplazo de nicotina; y se adiciona medicinas que ayudan a disminuir la necesidad.

El doctor Delgado informa que el cigarrillo electrónico no sirvió. “En un año de usar el cigarrillo electrónico muchos dejaron el tabaco, pero luego de un seguimiento se observó que la mayoría de gente volvió a caer en el tabaquismo. Lo cierto es que nada mejorará si no hay un convencimiento de que el tabaco nos puede matar.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo