La venta de comida típica acompañó las votaciones en Cuenca

Varios puestos se ubicaron a los exteriores de los recintos electorales.

Por Adela Araujo

“Venga mi señor por su sancocho, fritada, tamalitos y juguitos”, es lo que se escuchaba a los exteriores de los diferentes Recintos Electorales en Cuenca hoy, 4 de febrero de 2018 tras el desarrollo de la Consulta Popular que arrancó desde muy temprano.

Y es que para muchos de los ecuatorianos acudir a las urnas es sinónimo también de día libre y degustación de lo mejor de la comida criolla, así como también de los trabajitos improvisados como plastificar los certificados electorales.

Uno de los recintos que mayor número de vendedores “ambulantes” y puestos de comida típica acaparó, para algunos ciudadanos, fue el de la Universidad Politécnica Salesiana, pues tanto al interior como a los exteriores se notó la presencia de la venta de una amplia gama de platos típicos del Austro ecuatoriano.

Los mangos con sal, la espumilla, el helado, los jugos naturales y hasta la venta de carteras se notó en este proceso electoral donde los ecuatorianos decidirán por el Si o por el NO en siete preguntas.

Doña Rosita, como prefiere que la llamen, dice que en las ocasiones de sufragio prefiere madrugar para cocinar lo que ella más sabe, sus secos de pollo, para ganarse alguito en este día donde los comensales acuden en familia y las ganancias pueden ser considerables.

“Así regresan a la casa bien comiditos y con la conciencia limpia después de ir votando”, dijo Rosita.

En Cuenca por disposición de la Guardia Ciudadana la venta de alimentos en los exteriores de los recintos se encontraba prohibida así como la ubicación de vendedores de otros artículos, sin embargo, al no interferir en el ingreso y salida de los votantes, uniformados permitieron que algunos permanezcan.

En Azuay 655.454 ciudadanos acudieron a cumplir con su derechos en 67 zonas electorales.

Te podría interesar:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo