¿Por qué la influenza AH1N1 se registra más en Pichincha?

El Dr Ronald Cedeño, Subsecretario Nacional de Vigilancia de la Salud, subrogante, desmintió falsas informaciones sobre la influenza y explicó cómo realmente se propaga, los motivos y cuidados.

Por Metro Ecuador

El pasado 22 de enero de 2018, autoridades del Ministerio de Salud confirmaron que en el país se han registrado 22 fallecidos por el virus de la influenza AH1N1 en el periodo comprendido entre el 19 de noviembre de 2017 y 20 de enero de 2018.

En este mismo lapso de tiempo, contado a partir de la semana 49 del año pasado, la ministra Verónica Espinosa informó que se reportaron 441 casos de este tipo de influenza en el país.

Según información de la misma cartera de Estado hasta la semana 39 de 2017 (correspondiente a septiembre) ya se habían registrado 8 casos de A (H1N1), de los cuáles solo uno terminó en un fallecimiento.

Esto se debería a que se presentan brotes de influenza, regularmente, 2 veces al año, a inicios de año y, un brote más pequeño, entre los meses de septiembre, octubre y noviembre.

Al respecto, el Dr Ronald Cedeño, Subsecretario Nacional de Vigilancia de la Salud, subrogante, aclaró que no siempre es la influenza Ah1N1 la que se presenta en los brotes, sino la AH3N2 y B.

De igual forma, se describió que los síntomas, formas de contagio y letalidad son los mismos en los tres tipos de influenza.

Es por este motivo que para hablar sobre el tema en retrospectiva, no se puede hablar únicamente de la de tipo AH1N1, sino se deben tomar en cuenta las tres.

Contando con esta aclaración, de acuerdo con cifras del Ministerio de Salud, 2013 y 2016 fueron los años en los que un mayor número de casos se han registrado, al igual que el víctimas mortales.

No obstante, hay que tomar en cuenta que esta información excluye al último brote, que se inició a finales de 2017, pues aún no ha llegado a su fin.

Según Cedeño, se espera que para inicios de febrero el número de casos empiece a disminuir hasta que el brote llegue a su fin.

Esto se debería a que generalmente cada brote tiene una duración de 3 meses. Desde que se lo reporta, se registra un aumento de casos en el primer mes, luego se llega a una meseta o pico máximo de casos, para que finalmente se reduzcan.

Regresando a las cifras más significativas de brotes, en 2013 se reportaron 1259 personas contagiadas de influenzas de distintos tipos; 132 fallecieron, de las cuáles 114 eran de la AH1N1.

Asimismo, 2016 se destaca por el significativo número de casos de personas que fueron afectadas por influenza: 950 exactamente. De los casos reportados, 83 fallecieron; 76 de las defunciones tenían AH1N1.

En 2014 y 2015 el número de casos fue menos significativo; sobre el primer año se registraron 152 contagiados y 19 defunciones; en cuanto al segundo se afirma que hubo 116 casos y tan solo 1 víctima mortal.

Pero, ¿por qué la influenza AH1N1 es la que parece haber afectado más a nuestro país?

Cedeño explica que cada año se analiza cuál será el tipo de influenza afectará al país para prepararse con las vacunas adecuadas.

La Organización Panamericana de a Salud, junto a expertos de la Organización mundial de la Salud, van haciendo estudios de cortes en diferentes países, sostuvo el Subsecretario.

'La influenza es una enfermedad cíclica que se presenta en distintos ciclos o meses en cada país, pero que finalmente se encuentra en todo el mundo. Hay manifestaciones por hemisferios en el mundo, las del norte y del sur; regularmente en Ecuador tenemos circulación del virus del hemisferio norte. Entonces, se van haciendo estudios de corte y proyecciones con datos de los últimos 10 a 15 años, para con eso ir viendo el virus que comienza a circular con cada ciclo de la enfermedad', explicó el experto.

De esta forma, se resaltó que las vacunas que se aplican no protegen a la ciudadanía contra los 3 tipos de influenza, pero sí en contra del que está circulando en el país.

No obstante, también se resaltó que las vacunas se aplican principalmente a los grupos de riesgo, debido a que son más susceptibles a adquirir la enfermedad, así como que esta se complique.

Podría interesarte: Hasta $350 cuesta realizarse un aborto en Quito

Esto no quiere decir que el resto de la ciudadanía queda desprotegida. Cedeño explicó que tan solo el 10% de las personas que han sido contagiadas por el virus presentan síntomas, a pesar de que cuando inicia la circulación viral, esta afecta a entre el 40% y 60% de la población.

Por otra parte, las personas en general, que no pertenecen a los grupos de riesgo, también pueden desarrollar inmunidad natural, sin necesidad de contar con una vacuna.

Ahora, hay que tomar otro factor en cuenta: el lugar en donde más casos se reportan es Pichincha.

Esto se debe a los cambios bruscos de temperaturas y a que, al ser un virus de contacto, y ser Pichincha la provincia de la sierra más poblada y que cuenta con lugares de gran concentración de personas, la facilidad de contagio es más alta.

Para controlar esto, es muy importante que la ciudadanía se informe sobre los hábitos y cuidados que se deben tener para evitar la propagación del virus, así como conocer los síntomas ante los cuáles se debe alertar.

  • Los síntomas como la fiebre, los dolores musculares, el cansancio extremo y la tos seca son más comunes e intensos en la influenza estacional y la influenza AH1N1.
  • Los síntomas de un resfriado común son más leves. Las personas resfriadas tienen mayores probabilidades de tener secreción o congestión nasal.
  • Si presenta algún síntoma como: fiebre, dolores musculares, cansancio extremo o tos seca, consulte al médico en el centro de salud más cercano.
  • No se automedique. Pueden existir reacciones adversas o efectos secundarios que compliquen su salud.
  • Tanto en la influenza estacional como en la AH1N1 se pueden presentar complicaciones como: neumonía, sinusitis, bronquitis, exacerbaciones de enfermedades crónicas pulmonares, que en la mayoría de casos requieren hospitalización.
  • Para evitar un resfriado común, influenza estacional y AH1N1 se recomienda las siguiente medidas:
    • Lavarse las manos constantemente con agua y jabón.
    • Al toser o estornudar cubrirse la nariz y la boca con pañuelo desechable o papel higiénico.
    • Si no tiene pañuelo tápese con el ángulo interno del codo
    • Use gel desinfectante de manos.
  • Mantenga una buena ventilación en su casa y en su lugar de trabajo.
  • Mantenga hábitos saludables: comer alimentos nutritivos y permanente actividad física.
  • Si cuida a un enfermo o si tiene contacto estrecho con él. (50 centímetros), use mascarilla.
  • Use mascarilla si es detectado con AH1N1.
  • Manténgase hidratado permanentemente. Beba agua (jugos).
  • Consumir miel de abeja alivia los síntomas gripales.
  • Para evitar estas enfermedades consuma alimentos ricos en vitamina C como granada, kiwi, mandarina, naranja, entre otros.
  • Los antibióticos no son útiles para tratar la gripe. La gripe está causada por un virus, por lo que los antibióticos (utilizados para combatir las infecciones bacterianas) no sirven.

Finalmente, Cedeño hizo un llamado a la ciudadanía y medios de comunicación para que nos e fomente la desinformación ni se de cabida a mensajes falsos que circulan en redes sociales.

De igual manera, si presenta síntomas gripales, se debe evitar acudir a lugares concurridos y se deben tomar muy en cuenta los hábitos para evitar el contagio.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo