La modelo británica secuestrada en Milán iba a ser vendida en Oriente Medio

La policía italiana confirmó que Ayling fue capturada el pasado 10 de julio por la mafia de tráfico ilegal "Black Death" con el objetivo de ser subastada en internet.

Por Metro Ecuador

La modelo británica de 20 años secuestrada durante seis días en Milán iba a ser vendida en Oriente Medio “para mantener relaciones sexuales”, según señaló este 8 de agosto su abogado, Francesco Pesce.

La policía italiana confirmó que Ayling fue capturada el pasado 10 de julio por la mafia de tráfico ilegal “Black Death” con el objetivo de ser subastada en internet.

La joven, que había volado a Milán para una sesión de fotos, fue drogada, esposada e introducida en una bolsa para ser trasladada a un pueblo al noroeste de Turín donde estuvo retenida.

El abogado de Ayling afirmó que los captores dijeron a la modelo que estaba vigilada y que la matarían si trataba de huir, por lo que ella cumplió con las órdenes.

Tras su liberación, la víctima relató a la policía que el hombre que la retenía le prometió dejarla marchar después de conocer que ella tenía un hijo.

Hasta el momento en que fue puesta en libertad, Ayling “pensó que sería buena idea ser agradable con su captor porque sabía que la iba a liberar”, sostuvo Pesce.

“Estaba aterrorizada y aunque pudo pedir ayuda no lo hizo porque estaba sometida a su captor o a la gente que la observaba como se le dio a entender”, añadió.

La modelo dijo el domingo que había sido una “aterradora experiencia” en la que había temido por su vida y agradeció a las autoridades británicas e italianas su labor por asegurar su libertad.

La policía italiana arrestó el pasado 18 de julio como sospechoso del secuestro a Lukasz Pawel Herba, un polaco de 30 años con residencia en el Reino Unido, quien aseguró trabajar para la mafia y haber exigido al agente de la modelo 230.000 libras (253.000 euros) para evitar que fuese subastada en internet.

De acuerdo a Infobae, en el segundo día de interrogatorios, Ayling fue confrontada con el relato de una comerciante que aseguró haberla vista comprando zapatos un día antes de su aparición. Entre lágrimas, la joven aceptó que no podía dar una “razonable explicación” sobre por qué no mencionó dicha actividad. Según explicó, consideraba que ese hombre era su principal esperanza para recobrar la libertad.

Fuente: EFE

Te puede interesar:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo