Noticias

¿Por qué no podemos recordar nuestra infancia?

Un estudio determinó que los niños recuerdan desde los 3 años y 4 meses. Este tipo de recuerdos son explícitos, según la investigación.

La edad promedio de nuestros primeros recuerdos se marca a los 3 años y 4 meses, según una investigación de Catherine Loveday, de la Universidad de Westminster en BBC.com.

Loveday señaló que estos recuerdos forman parte de la memoria episódica. Este tipo de recuerdos están relacionados con sucesos autobiográficos: momentos, lugares, emociones asociadas y demás conocimientos contextuales, que pueden evocarse de forma explícita.

Esta conclusión es similar a la del alemán Herman Ebbinghaus que en el siglo XIX precisó que los humanos tendemos a recordar en base a una «curva del olvido».

Esta teoría señala que olvidamos de una manera completamente predecible. Si por ejemplo estudiaste alemán en el colegio y después nunca más, el número de palabras que recordabas declinó rápidamente durante el primer año, pero luego el ritmo con el que has ido olvidando se ralentizó.

¿Qué tiene que ver esto con el hecho de que no recordemos los primeros años de nuestras vidas?

Otra cosa que Ebbinghaus descubrió fue que la curva del olvido cambia con la edad, y que los niños olvidan más rápido.

«El cerebro se está desarrollando increíblemente rápido. En el primer par de años de vida estamos creando tantas conexiones nuevas que el cerebro de un bebé de un año tiene más conexiones que en cualquier otro momento en su vida», explica Loveday.

«Una de las actividades necesarias para el funcionamiento del cerebro es ‘podarse’, deshacerse de algunas de esas conexiones, como si estuvieras podando un árbol para tratar de que crezca más sano», señala.

«En ese proceso, posiblemente perdemos memorias. Además, hay científicos que han estudiado la importancia del lenguaje: las palabras ayudan a que los recuerdos se establezcan», añade la experta.

«Es decir, un recuerdo que involucre una bicicleta puede fijarse en una edad temprana. Pero sabemos que los niños no incorporan conceptos como el desagrado antes de los 5 años y hemos comprobado que la gente no guarda recuerdos ligados a este concepto hasta después de esa edad», explica.

En conclusión, la idea es que no podemos codificar una memoria antes de tener un concepto lingüístico para cada dato.

¿Todo lo que recordamos de nuestra infancia es cierto?

Algunos de los elementos del recuerdo son ciertos pero es muy posible que hayamos añadido mucha información a lo largo de nuestras vidas, por lo que imágenes se pueden transformar en algo que experimentas como si fuera una memoria.

Por lo que muchos recordamos claramente experiencias con gente que no pudo haber estado ahí, o estamos seguros de que algo sucedió para después darnos cuenta de lo contrario.

RELACIONADO:

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos