Noticias

Ecuador, país de jóvenes emprendedores

La Escuela de Negocios de la Espol ha participado en el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) 2015, uno de los proyectos de investigación más importantes a nivel mundial en el tema de emprendimiento.

Según este reporte, Ecuador obtuvo una actividad emprendedora temprana (TEA) alta de 33.6%, ubicándose en el primer lugar entre los países de América Latina y el Caribe que participaron en el GEM 2015. Le siguen, Chile con 25.9%, Colombia con 22.7%, y Perú con 22.2%. Este estudio también revela que el 73.6% de los emprendedores tenía menos de 45 años. Varios jóvenes ecuatorianos han logrado emprender y en el camino han cosechado éxitos, muchos negocios están cargados de creatividad, la cual les da un toque de originalidad para destacar sus productos. También hay que señalar la importancia de los espacios para que estos emprendimientos puedan darse a conocer, como: ferias o mercaditos, una nueva tendencia que brinda un espacio, y un apoyo para que los emprendedores se contacten con el consumidor.

Aquí les presentamos 3 casos de jóvenes que decidieron emprender y su negocio está creciendo camino al éxito.

Papel de regalo ecológico

Carlos Rubio, propietario del negocio nos cuenta que está idea nació hace aproximadamente tres años. Él ha trabajado más de una década en el mundo de la imprenta, con esta experiencia, sabía que el papel de regalo se produce en grandes cantidades y por otro lado, siempre se ha interesado en el cuidado del medio ambiente y ha tratado de buscar alternativas de responsabilidad social. Así nació la idea de crear este producto: papel de regalo ecológico.

Carlos empezó su negocio junto a su novia, Penélope, ahora son 5 personas que trabajan para realizar este producto que ha crecido rápidamente. La época de Navidad fue en la que se centraron al principio.

Carlos cuenta que, “el papel tiene diseños diferentes, no el típico navideño, yo decidí hacer algo minimalista y solo de un color, porque el tema ecológico viene también  por las tintas. Este papel se imprime con un aceite vegetal, todo el producto es 100% ecologíco, hasta la tarjeta”, asegura.

En el 2015 realizó una producción pequeña para participar en ferias, con el objetivo de saber qué acogida tenía. Fue muy buena, Carlos vendió casi 7.000 pliegos y pudo ver la aceptación de la gente. “Invertí $ 900 y tuve una rentabilidad de $ 5.000 y en 2016 tuve un pedido mucho más grande que hizo que el negocio crezca un 200 % en Navidad”.

Con el éxito adquirido, el emprendedor ahora desarrolla agendas, libros y papel de regalo para otras épocas del año, pero todo en este material.

“La parte más importante es tener un material que genere conciencia ecológica en lo que respecta la impresión del producto. Mi motivación es hacer las paces con el medio ambiente” añade Carlos.

Camisetas con diseños diferentes 

Hace 1 año y 4 meses nació la marca 1984 de la mano de  cuatro emprendedores: Christian Ramos, Felipe Valencia, Andrés Freile y Javier Macanchi.  Este negocio vende camisetas, buzos, ‘buffs’, gorras, parches,  bolsos, entre otros accesorios con diseños innovadores y exclusivos, pues la creatividad se apodera de estos jóvenes y el resultado es ofrecer un producto diferente. La idea y las ganas de crear una marca de ropa empezaron hace 4 años, pero ellos estaban en sus trabajos, eran publicistas,  hasta que en octubre del 2015 fue posible hacerlo.  “Siempre teníamos ganas de hacer ilustraciones y diseños  propios. Vimos que en Ecuador podría existir un nicho ya que, si bien hay muchas marcas, no todas tienen diseños exclusivos y desarrollados. Entonces nuestro amor por la ilustración nos llevó a intentar este negocio”, confiesa  Andrés Freile.

Desde que empezó el negocio han realizado más de 50 diseños, pero a la venta están aproximadamente unos veinte, dentro de poco sacarán una nueva colección. La marca no deja de un lado las situaciones  importantes. “Ya que nosotros mismo diseñamos, podemos sacar modelos específicos para lo que se venga. Si hay alguna situación coyuntural importante sacamos el diseño del tema”, confiensa  Andrés.

Christian Ramos cuenta que “creamos la demanda y luego producimos, lanzamos muchos diseños, pero los que tienen pedido se los imprime. Los cual nos permite ser una marca dinámica y no estancarnos  en stock”. Muchos de sus pedidos se los realiza mediante sus redes sociales, pero su negocio ha crecido y también colocan sus productos en varias ferias y tienen presencia en tiendas de Quito e Ibarra.

Su  primera inversión fue de $ 15.000 y en el 2016 cerraron la facturación con más de $ 20.000. Pero mucho de ese dinero se ha reinvertido para que el negocio crezca. “Soñamos con una marca que tenga cobertura a nivel nacional y que pueda expandirse a otros países. Es por lo que trabajaremos”, afirma Andrés.

Su mensaje para las personas quieren emprender es planificar bien,  lanzarte para empezar tu sueño, estar dispuesto a perder dinero pero también con el tiempo a ganar muchas cosas más. Y sobre todo, tener bien claro lo que quieres.

Tienda y cafetería orgánica 

María Paola de la Torre León junto a su socia Belén Velastegui, hace más de un año decidieron crear un lugar diferente y saludable. Es así que nace la idea de Uwi, un espacio holístico que se basa en el apoyo a la producción local. Es una tienda y cafetería orgánica que brinda a los consumidores opciones saludables como: frutas y verduras orgánicas, pan artesanal sin gluten y vegano, productos de cosmetología naturales como cremas, desodorante, protector solar, entre otros.  “Todo lo que hay aquí está basado en lo orgánico, saludable y artesanal” dice María Paola. En la cafetería sirven alimentos 100% orgánicos y naturales, del huerto a la mesa.

Estas jóvenes también ofrecen su espacio para personas que dictan talleres sobre alimentación saludable, huertos, agroecología y más con el fin de compartir la idea de un estilo de vida sano.

Eso no es todo, a más de tener este emprendimiento también realizan ‘mercados de pulgas’, una vez al mes, “el objetivo es tratar de concientizar a las personas para que puedan deshacerse de lo que ya no necesitan desde el reciclaje y si los productos no llegan a venderse se arma un espacio de truque, entonces, hay el valor del dinero y el valor del trueque” dice María Paola.

También hay un espacio para los emprendedores, han realizado ferias navideñas y este año piensan realizar ferias de emprendimiento dando el espacio a los nuevos negocios para que puedan presentar sus productos y realizan una difusión mediante sus redes sociales.

María Paola y Belén aseguran que este “es un espacio con otro tipo de enfoque para apoyar a los pequeñas producciones locales, tener un espacio de comida saludable y brindar talleres”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos