Los exámenes médicos protegen tu salud

Los chequeos médicos deben hacerse una vez al año para cuidar nuestra salud

Por Santiago Arguello

El doctor Fernando Terán Vélez, médico internista y Jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Metropolitano, señala que en esta casa de salud se realizan chequeos pediátricos, ejecutivos y geriátricos.

Los exámenes ejecutivos son para personas entre los 18 y 70 años. Cuando el paciente tiene más de 70, se le realiza un chequeo ‘Senior’ en manos de un médico geriatra, y para los menores de 18 años se realiza un chequeo pediátrico.

“Los chequeos médicos se hacen a pacientes en un estado de salud estable. Puede haber antecedentes de alguna enfermedad, pero no podemos esperar a que se agrave”, dice el doctor Terán.

En nuestro medio, este tipo de exámenes de control se realizan usualmente a inicios de año para empezar una nueva etapa sin mayores complicaciones. El objetivo real de los chequeos médicos es buscar una posible enfermedad que tal vez no se manifiesta. Hay personas que prefieren realizar sus exámenes médicos en la mitad del año, aprovechando la época de vacaciones de los niños.

El doctor Terán deja claro que el paciente que viene al chequeo no consulta por un problema, sino porque quiere estar bien durante el año y necesita saber si está en buenas condiciones para que su año sea saludable y productivo.

Fernando Terán Vélez, médico internista y Jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Metropolitano, Fernando Terán Vélez, médico internista y Jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Metropolitano, / Cortesía

¿En qué consiste el chequeo?

Los pacientes vienen y les evaluamos clínicamente preguntando si algo ha cambiado en sus hábitos o en su estado general de salud. De acuerdo a la edad de la persona, se le consulta por posibles molestias. Según el doctor Terán, hay que revisar que los signos vitales estén estables y que la persona tenga  un peso adecuado de acuerdo a su talla para saber qué índice de masa corporal tiene. Se debe examinar cada uno de los órganos de la persona.

Los exámenes se realizan en un paquete para que sea más cómodo para el paciente al pagar. Personas con menos de 30 años necesitarán un estudio de laboratorio básico que contenga su perfil de colesterol, sus enzimas hepáticas, ácido úrico, un vistazo a las funciones de su riñón. También se realiza una biometría hemática para ver cómo están las células de la sangre. Es recomendable también hacer exámenes de orina y heces junto a una evaluación de la glándula tiroides.

El doctor Terán indica que en las mujeres, una evaluación ginecológica debe formar parte del chequeo. “En los pacientes de 30 a 70 años se agregan pruebas de esfuerzo para saber cómo está su estado cardiológico y se hacen estudios de imagen como ecos de abdomen. También se realizan estudios endoscópicos. “Existen las endoscopías digestivas altas y las endoscopías digestivas bajas”, dice Terán.

En este paquete de chequeos se puede agregar un examen del oftalmólogo, un chequeo de audiometría con el otorrinolaringólogo y se puede visitar las aéras de Fisiatría, Traumatología y Dermatología. En un paciente masculino de más de 40 años hay que evaluar la glándula prostática.

Estos exámenes se realizan generalmente en unas pocas horas, pero hay pacientes que desean chequeos más profundos como una endoscopía digestiva baja. En ese caso la persona se queda interno por un día para concluir el proceso de hidratación.

De encontrar algo irregular en la salud del paciente, algo que no haya producido una dolencia pero está allí, lo referimos a la especialidad que necesita para hacer todos los exámenes requeridos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo