¿Cómo saber si mi perro o gato tiene sarna?

Tipos, cómo se contagia y más de lo que usted como amo necesita conocer.

Por Mónica Garzón Ramírez

Tener mascota implica no solo brindarle cariño, sino también velar por su salud y bienestar.

Desde hace mucho tiempo existe una enfermedad que en términos coloquiales se ha denominado Sarna, patología que se presenta tanto en perros como en gatos causando afecciones principalmente en la piel. Existen dos tipos de sarna, las cuales se nombran de acuerdo al tipo de ácaro que las producen: Sarna demodésica (demódex canis) y Sarna sarcóptica (sarcoptes scabiei).

La principal fuente de contagio es por medio del contacto directo con otra mascota que padezca la enfermedad u objetos de la misma, cabe aclarar que no es la única causa que genere la presentación de la enfermedad, también en mascotas con un sistema inmunitario pobre o una afección previa de piel como alergia alimentaria, desorden hormonal, malnutrición, entre otras, son propensas a contagiarse. Durante el periodo de lactancia, si la madre esta infestada, pude contaminar a los cachorros, o cuando las mascotas están bajo condiciones insalubres de poca higiene.

Ahora bien, de los distintos tipos de sarna, estas dos son las de mayor relevancia y presentación en nuestros amigos peludos:

  • Sarna demodésica: es producida por el ácaro demódex canis, el cual es un habitante normal de la piel, pero cuando se presenta una baja de defensas se reproduce rápidamente generando la enfermedad. Tiene dos formas de presentación: Localizada, muy frecuente en cachorros y generalmente desaparece rápidamente, presentando lesiones, zonas enrojecidas y pérdida de pelo alrededor de ojos y boca; y la Generalizada, se presenta tanto en cachorros como adultos, evidenciándose las lesiones en todo el cuerpo.Este tipo de sarna no es contagioso para el ser humano
  • Sarna sarcóptica: su agente causal es el ácaro sarcoptes scabiei, y se caracteriza porque es una de las sarnas que más rasquiña genera. Se contagia por contacto con otro animal que sea portador, aunque este no presente sintomatología. Las lesiones suelen aparecer inicialmente en el borde exterior de las orejas, y después extenderse hacia el abdomen, pecho y codos. Como genere comezón exagerada, suele confundirse con infestación por pulgas.Esta sarna si es altamente contagiosa para el ser humano, por lo cual para el propietario es indispensable el uso de guantes

Los principales signos clínicos son:

  • Picor y ardor de la piel
  • Enrojecimiento e inflamación de la piel
  • Rascado constante
  • Frotado contra objetos y el suelo en busca de alivio
  • Dejar de comer (anorexia)
  • Gran pérdida de peso
  • Pérdida y debilitación del pelo con zonas completamente sin pelaje
  • Erupciones en la piel (manchas rojas)
  • Escamas cutáneas
  • Heridas y llagas en la piel
  • Mal olor de la piel
  • Piel seca, costrosa y gruesa en las fases más avanzadas de la sarna

Si usted llega a observar alguno de estos signos, debe acudir inmediatamente al médico veterinario, para que realice las pruebas diagnósticas adecuadas, que para este tipo de enfermedades, principalmente es un raspado de piel, para determinar la presencia del ácaro, y así proceder al tratamiento adecuado.

Respecto al tratamiento, este se direcciona de acuerdo al tipo de sarna, se debe tener en cuenta que es prologando, pero es importante que se termine sin que haya interrupciones. Generalmente consiste en el uso tópico u oral, baños con productos que ayuden a minimizar las lesiones, antiinflamatorios y algún medicamento específico si existe contaminación secundaria por bacterias u hongos.

Aprenda a prevenirla:

  • Mantenga una buena higiene de su mascota y su entorno.
  • Evite el contacto con peludos que posiblemente padezcan la enfermedad, al igual que si sospecha que su peludo padece la patología no dejar que esté en contacto con otras mascotas.
  • Mantener al día las desparasitaciones y vacunaciones.
  • La reapariciones de la enfermedad son muy comunes, por lo tanto el tratamiento debe realizarse hasta el final, junto con las revisiones con el médico veterinario hasta estar seguros que el ácaro ha desaparecido en su totalidad.
  • Desinfección tanto de mascotas que pudiesen haber estado en contacto y todos los objetos (cama, cobijas, comedero, etc)
  • Brindarle una buena y adecuada alimentación para que permanezca sano tanto él como su sistema inmunológico.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo