El uso de la anestesia de manera segura antes de una cirugía es fundamental para proteger la vida de un paciente.

El médico anestesiólogo cardiovascular del Hospital Metropolitano, Manuel Panzeri Piras, informa a la ciudadanía los procesos a seguir para evitar complicaciones.

Panzeri señala que todo acto anestésico empieza con una evaluación pre-anestésica. El paciente debe ser examinado antes de ingresar a la sala de operaciones.

Esta evaluación se realiza en tres lugares: En el consultorio donde se chequea al paciente que ingresará a cirugía en las próximas horas; en la habitación, si la persona pasó por exámenes; y en la sala de emergencias cuando una persona, en condición crítica, ingresa a cirugía sin haber pasado por las fases anteriores de evaluación.

La prueba pre-anestésica, según el doctor Panzeri, consiste en dos partes. Primero, el médico evalúa el historial de enfermedades del paciente, los medicamentos que toma, los horarios de consumo y las interacciones farmacológicas que pueden existir.

La segunda abarca un examen físico en el que se analiza la función cardiovascular del paciente y la vía aérea. “El paciente, durante una cirugía, debe tener las vías respiratorias limpias, sin ningún elemento que dificulte su respiración”.

Finalmente, hay que determinar el estado de salud del paciente.

“Si la persona sufre diabetes, debemos conocer la opinión de su médico clínico. Si tiene la presión alta, debemos conocer el análisis de su cardiólogo”, señala Panzeri.

Al final, el paciente conoce qué técnica anestésica se usará, qué normas de seguridad se aplicarán y cualquier riesgo potencial. Además, su ingreso al quirófano será menos angustioso, si antes se ha conversado con el médico anestesiólogo, quien genera confianza.

El uso de la tecnología también es fundamental. Los dispositivos médicos conocidos como monitores multi-parámetros evalúan los signos vitales simultáneamente y en tiempo real. Estas mediciones permiten analizar tendencias y tomar acciones terapéuticas a tiempo.

El doctor Panzeri deja claro que no existen cirugías grandes o pequeñas, sino pacientes con distintas necesidades.

“La técnica anestésica se escoge tomando en cuenta, el lugar quirúrgico y las necesidades del médico cirujano y del paciente”, aseguró el doctor Panzeri.

Los cuidados y las normas de seguridad son las mismas sin importar la intensidad de la cirugía. Cuando se realizan cesáreas, por ejemplo, se debe tomar mayores precauciones para cuidar la salud del bebé y su mamá.

En todos los actos médicos en torno a la anestesia, desde la sedación hasta la anestesia general, hay que tomar en cuenta condiciones específicas. Todas estas acciones requieren cumplir los mismos estándares de seguridad y evaluatorios.

En el caso específico de las cesáreas, explica el doctor Manuel Panzeri, es preferible usar anestesia en la espalda, porque pasa menos cantidad de fármacos, a través de la placenta, hacia el bebé, por lo que será más saludable.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo