logo
Estilo de Vida
Estilo de Vida 26/05/2017

Sal Lavallo, la persona más joven en viajar por 193 países

Esta ha sido la filosofía del estadounidense para viajar de forma sostenible.

Tiene 26 años y es el primer joven que a nivel mundial ha visitado más países que cualquiera. Y en algunos ha estado incluso dos veces. A sus 16 años comenzó a interesarse por lo que había afuera de su país, pero siguió el camino tradicional al principio: estuvo en la Universidad de Nueva York y estudió Desarrollo Económico e Identidad. Ahí fundó una pequeña ONG llamada “Trail of Seeds”, donde promovió el desarrollo cultural incluyente. Este proyecto y un intercambio en Israel y Abu Dhabi le permitieron cumplir la oportunidad de expandir su universo. Esto lo hizo en años posteriores en otros países como India y Alemania. Por supuesto, siguiendo este camino se alejó de lo convencional: su primer trabajo fue en Abu Dhabi y ahí conoció el Medio Oriente, África y Oceanía.

Para el año pasado, Sal ya había estado en 115 países. Actualmente, lleva 193. Metro lo entrevistó para hablar de cómo su vida ha cambiado al viajar y cómo la sostenibilidad hace parte de su discurso.

¿Cómo viajaste a tantos países siendo tan joven? Bueno, el trabajo, la carrera, son cosas muy importantes para mucha gente de esta edad.

– Viajar no es mi vida, ¡el mundo es mi vida! Siempre he tenido una mentalidad global y mi trabajo y educación me han permitido viajar. Fui a una escuela, de todos modos, en la que los estudiantes eran de todos los países, por lo que tengo amigos de orígenes diversos. Esto también me ha hecho viajar fácilmente, ya que me he quedado en sus casas y no he tenido que pagar por guías u hoteles. También he tenido de viajar o trabajar afuera. Eso ha hecho que todo me facilite sentir que el mundo es mi hogar, porque me he sentido bienvenido en él.

Hemos visto la típica historia de “este sujeto renunció a todo y se fue a viajar”. Quisiéramos que nos contaras cuán viable es eso en la vida real, en todos los aspectos.

– Si quieres renunciar a tu trabajo y viajar, entonces ahorra. Todo depende de a dónde quieras ir, los costos varían. Europa es el destino más caro, no tanto el suroriente de Asia o América Central. Decide cuánto tiempo quieres estar ahí y ahorra para ese plazo. Ahora, cada persona debe decidir también si quiere estar en el destino solo días, o semanas. También debes pensar si quieres hacerlo de manera lujosa o si estarás bien en hostales y cocinando para ti mismo. Todo el mundo tiene su estilo para viajar. Pero si quieres, tu puedes hacerlo.

Hemos visto que ahora hay muchos estilos para viajar. Pero, ¿cómo has visto que la gente sea más consciente a la hora de consumir o hacer esto? Porque vemos muchas tendencias: casas compartidas o iniciativas comunitarias incluso de producir lo que consumes.

– Mucha más gente es consciente de ser sostenible, sobre todo cuando viaja. Ellos se cuestionan más sobre lo que comen y sobre cómo no desperdiciar recursos. Hay muchas cosas que podemos hacer para ayudar al medioambiente y todos podemos hacerlo. También es crucial para nosotros, como turistas, pensar cómo alteramos la cultura local. El turismo trae mucho dinero y este es el que determina quién tiene el poder. Cuando damos nuestro dinero a cosas, validamos su existencia y significado y demandamos más. Cuando nos enfocamos en bienes sostenibles y servicios, erradicamos más procesos que tienden a derrochar recursos. Esto es pensar también en sostenibilidad cultural y cómo lo que hacemos afecta a nuestros anfitriones.

 

¿Cómo puede la gente viajar y desperdiciar menos?

– Es estar consciente de los asuntos del lugar a donde viajas. Aprende qué pasa allá con el medioambiente y sé consciente de cómo estas cosas afectan todo. Hay cosas que podemos hacer, así sean chicas, que pueden hacer la diferencia. Duchas menos largas o apagar las luces cuando no estamos usándolas.

¿Cómo es estar en un lugar eco-friendly y cuáles son tus tips para estar en uno?

– He estado en varios, en Asia y Latinoamérica. Los hallo nuevos y excitantes, debido a que proveen experiencias distintas. Se enfocan más que todo en la comida, que tiende a ser cultivada localmente (eso me complace bastante) y también en cómo usan los servicios públicos. Consumen el agua y la electricidad de forma distinta. Mi mayor tip es que no esperen que estos lugares tengan lo de siempre (como agua caliente), pero ayudar al ambiente y tener una experiencia distinta lo vale.