Así cambia tu cuerpo cuando tienes ansiedad

Cambia la voz, se endurecen los músculos, problemas estomacales y entre otros son algunos cambios que experimenta tu cuerpo cuando sufres de ansiedad.

Por Metro Ecuador

Intranquilidad, desesperación, preocupación excesiva y temor, ya sea por el futuro o la situación que se vive, son sensaciones que se experimentan al sufrir un episodio de ansiedad.

La ansiedad se puede volver un problema de salud emocional, pero también físico, debido a que puede tener efectos sobre tu cuerpo.

De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñoz, señala que entre 60% a 70% de las personas trastornos de ansiedad tienden a la cronicidad; es decir a enfrentarlo más de una vez.

Cambios en el cuerpo a causa de la ansiedad

Además de ser un detonante que impide disfrutar la vida al máximo, la ansiedad afecta el cuerpo, de acuerdo con salud 180.

-Cambia tu voz. la ansiedad provoca espasmos en los músculos de la garganta. Esto da lugar a que la garganta por lo que difícil tragar y esto ocasiona que la voz se haga más áspera.

-Reacciones hepáticas. Cuando el cuerpo se somete a estrés y ansiedad, el sistema adrenal produce una cantidad excesiva de la hormona del estrés cortisol.

-Reacciones cutáneas. Ese frío, sudor pegajoso o calentamiento de mejillas enrojecidas, son signos externos del cuerpo de la tensión inmediata; todo se debe a un cambio en el flujo sanguíneo.

-Músculos. El cuerpo se “endurece” de forma natural, creando tensión en los grandes grupos musculares; lo que puede dar lugar a dolores de cabeza , rigidez en los hombros , dolor en el cuello e incluso migrañas .

-Estómago. Cuando el cuerpo experimenta ansiedad no regula adecuadamente la digestión de los alimentos, y en casos extremos puede tener efectos a largo plazo sobre los intestinos y los nutrientes que absorben el cuerpo.

-Bazo. Con el fin de distribuir más oxígeno al cuerpo para contrarrestar el agotamiento durante la situación de estrés, el bazo descarga glóbulos rojos y blancos adicionales. Su flujo de sangre también aumenta por 300 a 400 % durante este proceso con el fin de preparar el resto del cuerpo para las demandas añadidas.

Existen diferente formas de controlar la ansiedad; ejemplo, realizar un poco de ejercicio o una actividad que te permita relajarte.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo