Estilo de Vida

¿Tu hijo no deja de toser?

Los médicos ofrecen diez consejos prácticos para que los padres traten con acierto las toses de los más pequeños.

La tos seca o la tos con mucosidad, lejos de ser una enfermedad, actúa como mecanismo defensivo del aparato respiratorio. Es la primera aclaración que deben hacer los pediatras a muchos padres que, alarmados, acuden a la consulta con sus hijos aquejados de este problema.

Se llama tos aguda a la que comienza de repente y desaparece antes de tres semanas. Suele estar ocasionada por resfriados, gripes o inspecciones en las vías respiratorias.

La Asociación Española de Pediatría ha elaborado un sencillo decálogo para ayudar a los padres a tratar con acierto los toses de sus hijos pequeños.

  1. La tos es un mecanismo de defensa del aparato respiratorio. Está destinada a eliminar secreciones y cuerpos extraños para mantener la vía aérea limpia y abierta.
  2. La causa más frecuente de tos aguda son las infecciones de las vías respiratorias superiores (los catarros). Los catarros son producidos por centenares de virus diferentes. Se resuelven sin medicación en una o dos semanas.
  3. La tos aguda no debe tratarse con calmantes de la tos, mucolíticos, expectorantes, antihistamínicos o descongestivos nasales, especialmente en menores de seis años. En niños no está demostrado que estos medicamentos sean eficaces para el tratamiento de la tos y los riesgos superan a los posibles beneficios. Si se usan, siempre deben estar bajo control médico.
  4. Si se quitara la tos habría más retención de mocos, menos oxigenación y más obstrucción de la vía aérea. También habría más riesgo de otitis y neumonía.
  5. Los antibióticos no son eficaces en el tratamiento de los catarros y están contraindicados.
  6. Es muy importante que el niño con catarro esté bien hidratado. Hay que darle líquidos con frecuencia.
  7. También se recomienda hacer lavados nasales y humidificar el ambiente.
  8. Hay que evitar la exposición al humo del tabaco. No se debe fumar en casa.
  9. Medidas sencillas como el lavado de manos disminuyen el riesgo de contagio.
  10. Conviene vigilar y consultar con el pediatra si aparece:
  1. Dificultad para respirar (se marcan las costillas y se hunde el esternón, se oyen pitos cuando respira, respiración muy rápida, agitada, etc.).
  2. Fiebre que dura más de tres días.
  3. Dolor de oídos o supuración.
  4. Tos y mocos durante más de 10-15 días

Fuente: La Información

Tags

Lo Último


Te recomendamos