logo
Empresarial
Empresarial 27/05/2021

Corporación Favorita reconoce y apoya iniciativas que buscan combatir la desnutrición crónica infantil

Ecuador es el segundo país con mayor índice de desnutrición crónica infantil de América Latina: uno de cada tres niños menores de dos años la sufren. En nuestro país, estas alarmantes cifras se agravan en zonas como Santa Elena y en la Sierra Centro, donde el promedio sube a uno de cada dos niños.

Por otro lado, los niños bien alimentados en sus primeros mil días de vida tienen un 33% más de posibilidades de salir de la pobreza al llegar a la edad adulta.

Desde hace varios años, la empresa trabaja de la mano del Banco de Alimentos Quito, una organización a nivel mundial que tiene como fin reducir el desperdicio de alimentos, a través de proyectos que redistribuyen y proveen a personas con menos acceso a alimentación de calidad. En 2020, Corporación Favorita entregó 321 toneladas de alimentos, creciendo exponencialmente de las 197 que entregó en 2019. Se trata de frutas y legumbres que no están en perchas, pero que se encuentran en óptimas condiciones de consumo.

El año pasado, también se apoyó la campaña de difusión de guías alimentarias a propósito del Día Mundial de la Alimentación celebrado en octubre. En locales comerciales y redes sociales se difundió materiales, recetas y mensajes de sensibilización, en apoyo a la campaña de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO).

Desde ese mismo año se promovió, en colaboración con otros actores privados, públicos, multilaterales y académicos, la REDNI, una iniciativa que nace del Proyecto Ecuador 2030 Productivo y Sostenible y convoca a todos los actores para la lucha contra la desnutrición crónica infantil en el Ecuador. Este proyecto se ha planteado reducir este índice a 10% en niños menores de dos años, hasta el año 2030.

Corporación Favorita también forma parte de la Minga de Nutrición de la iniciativa Diálogos Vitales, que reúne a personas y organizaciones comprometidas con encontrar y promover soluciones conjuntas para enfrentar este problema.

Combatir este enorme enemigo requiere del trabajo de todos. Cada uno desde su espacio puede comprometerse a: sensibilizar a todos los actores sobre la gravedad del tema, promover la difusión masiva de la información científica, promover el cambio de hábitos, fomentar hábitos de higiene y cuidados de la salud. La lactancia materna es un pilar fundamental, así como la difusión a la población de conocimientos básicos de nutrición y de preparación de alimentos.