logo
Empresarial
Empresarial 07/05/2021

REDNI: iniciativa del sector empresarial de Ecuador que busca combatir la desnutrición crónica infantil

RED Nutrición Infantil es una iniciativa que nace en el marco de Ecuador 2030, un proyecto liderado por el sector empresarial que promueve que los empresarios ecuatorianos se comprometan con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Sebastian Paque, es el Director Ejecutivo de REDNI, y explica que esta iniciativa junta a empresarios, como miembros activos de la sociedad, que quieren movilizarse e involucrarse en la red de actores que contribuyen a combatir la desnutrición crónica infantil (DCI); y así cumplir el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 “Hambre Cero”.

Sus capacidades, en particular de innovación y creación, son claves para abordar este desafío sistémico en colaboración con la sociedad civil, la academia, las agencias de Naciones Unidas, los multilaterales y en cooperación con el sector público.

REDNI tiene como objetivo contribuir a prevenir la DCI y a reducir su prevalencia del 27% al 10% al 2030 en niños y niñas menores a 2 años. REDNI tiene tres líneas de acción:

  • Incidir sobre la política pública y velar por su oportuna y eficiente ejecución.
  • Posicionar en la sociedad ecuatoriana la nutrición infantil como una prioridad, así como desarrollar e implementar estrategias de comunicación para el cambio social y de comportamientos.
  • Promover el desarrollo de actividades de acción social en territorio, que complementen la política pública, promoviendo buenas prácticas relacionadas con la seguridad alimentaria y nutricional.

Las soluciones a la DCI

Los primeros mil días de vida de un niño, a partir del embarazo hasta los dos años, son una ventana de oportunidad clave para prevenir la desnutrición infantil y asegurar su desarrollo.  Una buena nutrición es clave e implica:

  • Una alimentación saludable y diversificada de la madre, antes, durante y después del embarazo.
  • Cuidados de salud adecuados para la madre y el niño a través de los controles de salud, de la toma de micronutrientes y del tratamiento de las enfermedades.
  • Agua segura, y buenas prácticas de higiene y saneamiento.
  • Lactancia materna temprana y exclusiva hasta los 6 meses de edad.
  • Lactancia materna entre los 6 meses y los 2 años del niño complementada con una alimentación saludable, diversificada y adaptada según la edad del niño.

Se requiere diseñar e implementar estrategias de comunicación para el cambio social y de comportamientos relacionados con la nutrición, así como fortalecer las capacidades de los funcionarios públicos.

Una buena nutrición se debe complementar con estimulación temprana, un entorno seguro y un ambiente afectivo para así dar a cada niño y niña las bases óptimas para su desarrollo físico, motor, emocional y cognitivo.

Invertir en nutrición es invertir en el capital humano del país y en su desarrollo futuro. Se estima que, por cada dólar invertido en programas de desarrollo de la primera infancia se recuperan 17 dólares.