Selección de Ecuador: En 1993 había más alegría y amistad que en 2019

La selección de Ecuador de 1993 quedó cuarta en la Copa América por tener un equipo de amigos y que se entendían perfectamente en la cancha. La Tricolor de hoy vive un ambiente más frío y está al filo del abismo.

Por Santiago Argüello

El fútbol es apasionante en toda época y por eso se hace muy atractivo recordar equipos que hicieron sentir mariposas en el estómago a los hinchas en el pasado.

La selección de Ecuador dio enormes alegrías al fútbol nacional en el año 1993, cuando aún no sabíamos lo que significaba una Copa del Mundo y la Copa América también se nos hacía imposible.

Ese año se jugaba, por segunda vez en la historia, la Copa América en territorio ecuatoriano. La selección de Ecuador quedaría en cuarto puesto por primera vez en la historia de su fútbol, en un torneo con las mejores 10 selecciones del continente.

En las semifinales fue México quien, en pleno estadio Olímpico Atahualpa, le quitó el sueño de llegar a la gran final a la Selección de Ecuador. Luego es final se disputaría entre México y Argentina consagrando a los 'gauchos' como campeones.

Cinco puntos que diferencian a las selecciones de Ecuador de 1993 y la de 2019.

Amigos en la cancha.

En un equipo donde se juega entre amigos hay más confianza y los resultados son mejores.

En el lejano año 1993, los jugadores de la selección eran grandes amigos y se llevaban mejor que los de ahora. No queremos decir que hoy los seleccionados no se quieran, pero no se ve una relación de amistad fuerte.

En 1993, el defensa 'Pavo' Noriega era buen amigo del delantero Carlos Muñoz y Capurro se llevaba súper bien con Raúl Avilés; en el equipo actual no se sabe si Antonio Valencia tenga una amistad con Dida Domínguez; o Enner Valencia sea buen amigo de Renato Ibarra.

Funcionamiento táctico del equipo.

Adelante.

En el equipo de 1993 Álex Aguinaga era el capitán y tenía más liderazgo en el equipo, que Gabriel Achilier en la actualidad.

Aguinaga era un motor tremendamente técnico que jugaba junto a delanteros muy peligrosos como Raúl Avilés, Carlos Muñoz, Eduardo Hurtado y Ángel Fernández.

Ahora al delantero Enner Valencia le falta alimentación en el ataque por parte de Renato Ibarra o Ayrton preciado. El Ecuador actual no tiene un motor que impulse al equipo como lo hacía el histórico Álex Darío Aguinaga.

Más 'atrasito'.

En la defensa de esa época, Ecuador era más ordenado e inspiraba más confianza. Los jugadores se entendían bien entre ellos.

El 'Pavo' Noriega, Jimy Montanero, Byron Tenorio, Capurro y con la ayuda de Dannes Coronel conformaban una defensa casi inquebrantable.

Esa defensa solo fue vulnerada por el conjunto mexicano liderado por el legendario Hugo Sánchez, el 'hombre de las chilenas'. Solo un astro como ese, venció a esa defensa entre amigos.

La defensa del Ecuador de hoy es menos segura. Todo se vio reflejado en el mal partido que hicieron ante Uruguay los jugadores Arturo Mina y José Quintero, quienes no se sabe si se lleven bien.

El capitán Gabriel Achilier también tuvo problemas para ordenar al equipo. No se imagina a Achilier dando una indicación a Antonio o Enner Valencia.

'Panas de la hinchada'.

Los jugadores de ese 1993 eran súper agradables para el hincha ecuatoriano porque se observaba que tenían un gran ambiente a la interna. Tenorio, Hurtado, Aguinaga, Muñoz estaban siempre juntos y se comprendían en la cancha.

Ahora las cosas son distintas, son más frías. La gente está molesta porque en la Tricolor no se observa un ambiente muy saludable.

La verdad es un equipo nuevo y muchos no se conocen ni siquiera. Queda la incógnita de cómo será la relación entre Gabriel Achilier y los chicos de Liga de Quito Jefferson Orejuela, Intriago y Quintero, por mencionar un ejemplo. La selección de hoy es más lejana.

La Globalización en los jugadores, un arma de 'doble filo'.

Si bien es cierto que es positivo que la selección tenga jugadores regados en varios clubes y países del mundo, también eso trae sus problemas.

Hoy los ecuatorianos están por todo lado y cuando se juntan, tienen mayores problemas para entenderse en la cancha. Talvez al Ecuador esto le cuesta más que otros equipos.

Antes la gran mayoría de jugadores actuaban en el fútbol nacional; por eso siempre estaban en contacto, eran amigos y sabían bien las cualidades de cada uno.

Este detalle se reflejaba en la cancha cuando topaban la pelota, explotaban lo mejor de cada uno e incluso se reclamaban en momentos difíciles, pero siempre con sano entendimiento.

TE PUEDE INTERESAR.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo