BBC Mundo

Cómo un compuesto de la orina logró cambiar el concepto de la vida para siempre

Hasta el siglo XIX, los científicos estaban convencidos de que las sustancias orgánicas solo podían ser generadas por seres vivos gracias a una “fuerza vital”, de orígenes misteriosos. La creencia, conocida como la teoría vitalista, se vino al suelo con un experimento del químico alemán Friedrich Wöhler.

A fines del siglo XVIII los químicos empezaron a comprender que cada sustancia en el mundo, desde el aire y el agua hasta los metales, las rocas y los organismos vivos, está formada por los mismos ingredientes básicos, llamados elementos.

Comenzaron a compilar listas de estos elementos, incluyendo cosas como hidrógeno, oxígeno, carbono y metales como el hierro, el cobre y el oro.

Y desarrollaron técnicas para identificar y medir las proporciones de los elementos en sustancias más complejas o "compuestos".

A comienzos del siglo XIX llegaron a comprender que cada elemento estaba hecho de partículas diminutas e indivisibles llamadas átomos, y que los compuestos estaban hechos de estos átomos en diferentes disposiciones y combinaciones.

Fue así como nació la química moderna, que empezó a divisar un sistema para explicar cómo todo está formado.

Pero había algo que aún resultaba un misterio para la ciencia: las sustancias orgánicas.

Tags

Lo Último


Te recomendamos